Publicado: 16.03.2014 20:24 |Actualizado: 16.03.2014 20:24

Un incendio en Girona calcina 307 hectáreas de vegetación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El incendio que ha comenzado pasadas las 13.00 horas de este domingo en Vall-llobrega (Baix Empordà, Girona) afecta ya a un perímetro de 400 hectáreas de vegetación del Macizo de Les Gavarres y ha obligado a desalojar a 450 personas. Los Bomberos de la Generalitat continúan trabajando sofocando los fuegos para terminar de cerrar todo el perímetro que todavía está inestable en algunos puntos, según destaca la Generalitat en una nota de prensa. Durante la noche , han persistido algunos focos secundarios, pero no se ha complicado la situación del incendio .

Esta madrugada, durante las tareas de extinción , un bombero ha sufrido una contusión torácica debido a una caída por un desnivel de unos dos metros de altura. El bombero ha sido atendido y evacuado por el personal del Grupo de Emergencias Médicas en el Hospital de Palamós , donde se encuentra en observación en estos momentos .

El Ayuntamiento de Palamós ha habilitado una nave para acoger a los desalojados, aunque de momento ningún vecino lo ha utilizado ya que todos se han alojado en casas de familiares o amigos. 

En las tareas de extinción han estado trabajando durante toda la noche con una sesentena de dotaciones terrestres de los Bomberos de la Generalitat y está previsto que ya incorporen los medios aéreos ( dos helicópteros bombarderos, dos aviones de vigilancia y ataque, dos hidroaviones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y un helicóptero de mando ). Por otra parte, continúan desalojadas como medida preventiva a las personas de Puig Cargol y de algún mas aislado. Cabe decir , que el centro habilitado en Palamós no ha acogido a ninguna persona durante la noche.

El fuego podría haberse iniciado en una casa de turismo rural en la que el viernes se quemaron rastrojos El alcalde de Vall-Llobrega, Rufino Guirado, ha asegurado que el fuego podría haberse iniciado en una casa de turismo rural en la que el viernes se quemaron rastrojos, y que pudo haber quedado un rescoldo, hipótesis que luego ha corroborado el conseller.

El conseller de Interior de la Generalitat de Catalunya, Ramon Espadaler ha detallado que trabajan en el lugar 62 camiones de bomberos, cuatro medios aéreos catalanes, dos hidroaviones cedidos por el Ministerio de Agricultura, un centenar de agentes de los Mossos d'Esquadra, unos cuarenta policías locales, 22 agrupaciones de defensa forestal —unos 80 efectivos—, una veintena de miembros de Protección Civil, ocho efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y tres ambulancias de la Cruz Roja.

El titular de Interior ha comentado que aunque "no se esperaba" un incendio de esta magnitud en este momento del año, la meteorología ha dificultado las tareas de extinción, puesto que el viento de tramuntana ha soplado a más de 30 Km/h y la humedad relativa era muy baja. A lo largo de la tarde, el viento ha ido aflojando en intensidad y se prevé, de cara a este lunes, que sea de componiendo sur y sople más débil. Los Bomberos centran sus esfuerzos en el flanco derecho del incendio.

De momento, no se tiene constancia de ninguna casa quemada, a pesar de que no se descarta que las llamas hayan afectado superficialmente algunas vallas exteriores de propiedades.

La delegada del Gobierno en Catalunya, Llanos de Luna, ha puesto a disposición de la Consejería de Interior la Unidad Militar de Emergencias (UME), aunque Espadaler, que ha agradecido la colaboración, ha declinado el ofrecimiento por no considerarlo necesario de momento, según ha informado la Delegación. Llanos de Luna está siendo informada por Espadaler de los trabajos de extinción, mientras que el subdelegado del Gobierno en Girona, Juan Manuel Sánchez-Bustamante, se ha desplazado al lugar donde se coordinan los trabajos.

Según informaciones facilitadas por el Servicio Catalán de Tráfico, la carretera C-31, cortada a primera hora de la tarde del domingo, se ha podido reabrir a las 17.50 horas.