Público
Público

Es innecesario repetir análisis virales en terapias fertilidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

A las parejas infértiles bajotratamiento en la Unión Europea (UE) se les reiteran análisis derutina para detectar el VIH y la hepatitis, pero eso no seríanecesario.

Según una directiva del 2006 de la UE, a las parejas queutilizan sus propios óvulos y espermatozoides se les deberíanhacer análisis de VIH y hepatitis B y C "al momento de ladonación".

Los países de la UE interpretaron distinto esa norma. EnIrlanda, por ejemplo, a las parejas se les realiza un análisisantes de cada ciclo de fertilización in vitro (FIV) o deinyección intracitoplasmática de espermatozoide (ICSI), que paraalgunos casos equivale a tres o cuatro rondas de análisis poraño.

En el Reino Unido, a la mayoría de las parejas se lesrealizan test cada dos años durante el tiempo que estén bajotratamiento.

Tanto durante la FIV como la ICSI, si uno o ambos padres sonportadores de VIH o del virus de la hepatitis B o C existe elriesgo de que se lo transmitan al feto, o a la mujer si no estáinfectada.

Existe preocupación también por el riesgo teórico decontaminación cruzada a otros embriones almacenados en el centrode tratamiento.

Esos virus no impiden que las parejas reciban tratamiento dereproducción asistida. Si un integrante de la pareja estáinfectado, se pueden tomar otras medidas, como el "lavado delsemen", para evitar la transmisión viral.

Pero nunca hubo un motivo científico para repetir estosanálisis, indicaron las doctoras Mary Wingfield y Evelyn Cottell,de la Clínica de Fertilidad Merrion, de Dublín, que dirigieron elestudio.

En cambio, Wingfield explicó a Reuters Health que las normasde la UE eran parte de una legislación más amplia orientada aasegurar la seguridad de los tejidos donados por terceros, comolas células madre, las córneas y las válvulas cardíacas.

Ahora, agregó, las autoridades regulatorias y las sociedadesde fertilidad de la UE debaten si a las parejas que "donan" susóvulos y espermatozoides para el tratamiento de la infertilidaddeberían cumplir los mismos requisitos aplicables para donantesde otros tejidos.

Wingfield y Cottell analizaron los resultados de análisisvirales a 13.700 personas atendidas en siete clínicas defertilidad de Irlanda entre el 2007 y el 2009.

Según los análisis iniciales, ningún paciente obtuvo unresultado positivo para VIH, mientras que 200 tenían anticuerposcontra la hepatitis B y 16, contra la hepatitis C.

Entre los pacientes que recibieron tratamiento deinfertilidad, la repetición de los análisis durante eltratamiento no identificó nuevos casos de VIH o hepatitis.

"Nuestras evidencias demuestran que repetir el test descreening no es necesario", dijo Wingfield, quien agregó que aalgunas parejas se las analizó seis veces en dos años, "lo que esexcesivo y una pérdida de recursos".

Una estrategia mejor, opinó la experta, sería realizar unscreening viral inicial y, luego, durante el tratamiento,preguntarles a las parejas si cambiaron algún factor de riesgo dela infección por VIH o el virus de la hepatitis B o C desde elúltimo análisis, como si se hicieron un tatuaje, empezaron aconsumir drogas inyectables o tuvieron alguna actividad sexualriesgosa. Si es así, se les podría realizar otro análisis.

Wingfield dijo que las parejas deben estar tranquilas porque"prácticamente no existen riesgos" de adquirir infeccionesvirales sanguíneas durante el tratamiento de fertilidad cuando semantienen "las buenas prácticas clínicas y de laboratorio".

En cuanto a la repetición del análisis en Irlanda y otrospaíses de la UE, Wingfield espera que este estudio "proporcionela prueba médica y científica para convencer (a las autoridades)de que la repetición del screening debe eliminarse o, por lomenos, se debe reducir significativamente su frecuencia".

FUENTE: Human Reproduction, online 17 de octubre del 2010