Público
Público

Un juez ordena exhumar tres fosas para investigar robos de bebés

En uno de los ataúdes han aparecido huesos muy pequeños que ahora se están analizando

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las investigaciones sobre supuestos casos de robos de bebés han dado un paso más en La Línea de la Concepción (Cádiz), donde tres nichos del cementerio han sido exhumados por orden judicial, una pesquisa que los afectados viven con dolor y con la emoción de poner fin a sus dudas desde hace décadas.

'Lo pasamos mal, fue un momento muy emocionante. Pero estamos contentos porque las investigaciones se están agilizando, se están preocupando por nosotros y están haciendo una buena labor para acabar con estas dudas que tenemos desde hace cuarenta años', ha dicho hoy Francisco del Valle.

Él es uno de los padres que ayer acudió al cementerio de La Línea para abrir el ataúd en el que supuestamente estaría enterrado su hijo y en el que se encontraron 'unos huesecillos' que ahora se contrastarán con el ADN de la madre del bebé, al igual que en los otros dos casos.

La pesquisa fue ordenada por el juzgado de instrucción número 2 de La Línea, al que el fiscal jefe de Algeciras, Juan Cisneros, que ha acumulado 105 casos de supuestos bebés robados, remitió hace dos meses varios expedientes entre los que había 'cinco con indicios de delito', según ha explicado Cristina Díaz, otra de las afectadas en la zona y que coordina las gestiones entre el colectivo.

Además de la exhumación de los restos de tres casos, el juzgado, que mantiene bajo secreto de sumario las pesquisas, tiene previsto proceder a la apertura de otras dos tumbas más en los próximos días, según Cristina Díaz, que cree que son las primeras diligencias de este tipo que se practican en España.

El juzgado tiene previsto abrir otras dos tumbas más en los próximos días

Los afectados por los cerca de 200 casos que han llegado a la fiscalía de la Audiencia Provincial de Cádiz (independiente de la de Algeciras) entregaron el pasado mayo más de 30.000 firmas para reclamar la apertura de fosas de diversos cementerios, una petición que aún no ha sido contestada.

Para quien ya lo ha conseguido, como Francisco del Valle, la prueba será definitiva para acabar con la incertidumbre y saber si su hijo, que nació el 7 de julio de 1971, murió o fue dado a otra familia.

'A las dos horas del parto la matrona nos dijo que el bebé había fallecido, que no nos preocupáramos porque éramos jóvenes y podíamos tener más hijos. Incluso nos explicó que cuando una ballena pasaba por El Estrecho se morían los niños en los partos. Nosotros con nuestra ignorancia y en esa época en la que no se podía decir nada pues ni nos lo creímos ni nos lo dejamos de creer', recordaba hoy Francisco del Valle.

Igual que en el resto de los casos les dijeron que no tenían que preocuparse de nada porque el hospital se encargaría de los trámites y del enterramiento, que hicieron en el suelo del cementerio, como era costumbre entonces.

Por otro lado, la base de datos que va poner en marcha el Ministerio de Justicia con los ADN de los afectados por esta causa no incluirá los resultados genéticos ya realizados por las asociaciones en laboratorios privados.

Las pruebas de ADN serán gratuitas y siempre en el marco de un proceso judicial

Así lo ha afirmado el director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, Juan Luis Valverde, durante la presentación del protocolo que aplicarán las Oficinas de Asistencia a las Víctimas de Delitos para atender a los afectados por los robos de bebés y el relativo a la realización de las pruebas de ADN para los familiares.

Estas oficinas ofrecerán orientación e información 'clave' a las víctimas acerca del proceso judicial y de la posibilidad de realizar las pruebas genéticas de ADN, además de prestar ayuda psicológica, según ha explicado la directora de Relaciones con la Administración de Justicia, Caridad Hernández, en el acto.

En cuanto al protocolo a seguir con las pruebas de ADN de forma gratuita, Hernández ha explicado que serán realizadas a través del Instituto Nacional de Toxicología y siempre en el marco de un proceso judicial o de una investigación criminal abiertos.

Las víctimas de la represión franquista han solicitado en varias ocasiones que la financiación de estas pruebas de ADN se extienda también para ellas y que Justicia no caiga en un agravio comparativo.