Publicado: 05.05.2015 20:11 |Actualizado: 06.05.2015 07:00

El legado de Cospedal:
un 20% menos de dinero
para salud y educación

Sus recortes convierten a Castilla-La Mancha en la comunidad que más ha reducido el gasto social durante la crisis

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 6
Comentarios:
Cospedal inaugura el nuevo bloque quirúrgico del Hospital Nacional de Parapléjicos.

Cospedal inaugura el nuevo bloque quirúrgico del Hospital Nacional de Parapléjicos.

MADRID.- Castilla-La Mancha es, con bastante diferencia, la comunidad autónoma que más ha sufrido los recortes a lo largo de la crisis económica, según se desprende de un reciente informe de la Fundación BBVA.

El descenso del gasto social en la región presidida por la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, fue del 28% entre 2009 y 2013, muy por encima incluso de otras también controladas por el PP, como Murcia (22%) o Extremadura (21%).

En concreto, durante los años de mandato de María Dolores de Cospedal, que llegó al poder tras las últimas elecciones, el hachazo a la sanidad ha sido del 22%, diez puntos más que la media de todas las comunidades. El presupuesto del gobierno de Castilla-La Mancha para ese fin pasó de 3.571 millones a 2.780 millones de euros entre 2010 y 2013, con un descenso de 790 millones en números redondos.



También sufrió un fuerte recorte la enseñanza, que en el ejercicio anterior a la investidura de Cospedal disfrutaba una financiación regional de 2.240 millones y cuatro años después no llegaba a los 1.790. Ese retroceso equivale a un 20%, mientras que el conjunto de las autonomías destinó un 12% menos a sufragar el sistema educativo, que se encuentra casi íntegramente dentro de sus competencias.

A la cola

Como consecuencia de todo ello, Castilla-La Mancha ocupaba en 2013 el sexto lugar por la cola en el ranking del gasto público en salud por habitante, aunque otras tres comunidades de la órbita del PP (la valenciana, Baleares y Madrid) ofrecían todavía peores registros. No obstante, el farolillo rojo era Andalucía, que entonces estaba gobernada por los socialistas en coalición con Izquierda Unida.

Por lo que respecta a la educación, Castilla-La Mancha se encuentra peor posicionada que en sanidad, pues es la quinta región con un gasto per cápita más pequeño. En dicho capítulo, las políticas del PP han tenido efectos devastadores: de los ocho territorios que figuraban en 2013 por debajo de la media nacional, seis (todos salvo Cataluña y Canarias) tenían y tienen presidentes de ese partido.

Si se toma en consideración el conjunto de los servicios públicos fundamentales (sanidad, educación y protección social), las comunidades del PP que más recortes han soportado, después de Castilla-La Mancha, son Murcia, con una disminución del 22% en sus presupuestos, Valencia (21%), Madrid y Galicia (19,5) y La Rioja (19%). Donde menos se han notado los ajustes ha sido en Asturias (6,5%), que desde mayo de 2012 tiene al frente al socialista Javier Fernández.