Público
Público

La literatura de terror del "psicópata" Poe reunida en "Cuentos de Poe"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

"Cuentos de Poe" ha reunido en un solo volumen los más conocidos relatos de terror y misterio del estadounidense Edgar Allan Poe (1808-1849), quien además de "borracho, fue un psicópata de tomo y lomo", según el poeta Luis Alberto de Cuenca, encargado de prologar la obra.

Desde el "Manuscrito hallado en una botella" hasta "Hop-Frog", el libro, publicado por Anaya, sale a la luz en el año en que se celebra el bicentenario del nacimiento de Poe, e incluye doce de los relatos más célebres del maestro del terror, traducidos al castellano por Doris Rolfe e ilustrados por un equipo dirigido por Javier Serrano.

Luis Alberto de Cuenca, profesor de Investigación en el Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo del CSIC, destaca en el prólogo de la obra que el hecho de que en sólo cuarenta años Poe aglutinase una producción literaria que lo sitúa entre los diez o doce escritores más importantes de todos los tiempos "nos habla de que el genio no necesita envejecer para serlo".

No obstante, De Cuenca advierte de que buena parte de ese tiempo, el creador de "Berenice" lo gastó en la "insalubre práctica de trasegar licores", lo que le lleva a pensar que "no pasarían de veinte o veinticinco años los que logró estar sobrio".

Textos tan célebres como "Ligeia", "El corazón delator", "El gato negro", "El entierro prematuro" o "El tonel del amontillado" se han reunido en un sólo volumen para dar fe de todo el arco de posibilidades y modos que tuvo Poe de acercarse a la literatura de terror.

Mares tenebrosos, tumbas, cadáveres, espacios cerrados, amores fúnebres y sangre son elementos imprescindibles en la literatura del autor, nacido el 19 de enero de 1809 en Boston y fallecido el 7 de octubre de 1849 en Baltimore.

La literatura, como afirma Luis Alberto de Cuenca, se sitúa siempre "al margen de la moral. Pueden escribirla extraordinarios hombres ordinarios como Cervantes o Shakespeare, niños mimados por la sociedad de su época como Sófocles o Voltaire, buenísimas personas como Robert Louis Stevenson o auténticos canallas como Edgar Allan Poe, quien, entre otras lindezas, defendía la muerte de la mujer joven y bella como el espectáculo más grandioso de la estética universal".

A pesar de ello, y de la controversia que la personalidad de Poe sigue levantando doscientos años después, el poeta admite que las letras del planeta tierra posteriores a su muerte son diferentes, "porque no hay género literario contemporáneo que no derive, de una u otra manera" de su obra.

Sus cuentos, hoy elogiados, "que no pasaron de ser ocurrencias de visionario para solaz de friquis de la época", quedaron para la posteridad, y "Cuentos de Poe" así lo atestigua, con una inquietante cubierta realizada por Javier Serrano.

Entre el equipo de ilustradores encargado de dar color, en este caso oscuro, a la edición se encuentran artistas del panorama español y latinoamericano como Raúl Allen, Pere Ginard, Max Hierro, Beatriz Martín Vidal, Javier Olivares y Gabriel Pacheco.