Público
Público

Love of Lesbian, un poco de pop veraniego en Madrid

Las camisetas de John Boy inundan los 'Veranos de la Villa' gracias al recital de la banda de pop catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Minis de cerveza, camisetas de John Boy y gafas de pasta. Tres ingredientes habituales en los conciertos de los españoles Love of Lesbian, que ofrecieron lo mejor de su repertorio la noche del miércoles en las dos horas de su actuación en Madrid.

Los catalanes se dejaron el alma, la voz, en el caso del afónico Santi Blames después de una semana de bolos por España, y la ropa, cuando Juan Ramon Planell decidió aparecer sólo con su guitarra.

A pesar de sus esfuerzos, los músicos no consiguieron llenar hasta la bandera el recinto de Puerta del Ángel, quizá por llegar en pleno julio cuando la capital se vacía de madrileños sedientos de playa. Con el Palacio Real de fondo, Santi dio la bienvenida a sus seguidores con un: 'Buenas noches Madrid' de acento tan catalán que los asistentes dudaron si se trataba de una broma más del cantante de este grupo que mezcla músicas intimistas con las letras más irreverentes.

'Es bonito cuando en el escenario tienes la sensación de que no lo has contado todo'  Entre acordes electrónicos y letras metafísicas, sus fans pudieron disfrutar de los grandes temas mezclados con las canciones menos conocidas. Por allí desfilaron El club de fans de John Boy, La Niña imantada y Marlene, aunque esta vez en esa segunda versión que Blames le escribió a las seis de la mañana a la vecina de enfrente. La historia de una hache que no quería ser muda desnudó a Marlene desvelando una nueva historia en el escenario.

Un tema que en palabras del vocalista de la banda recuerda que 'es bonito cuando estás en el estudio y tienes esa sensación chula de que no lo has contado todo'. Algo que parece ser cierto para Santi Blames, Julián Saldarriaga, Jordi Roig, Joan Ramon Planell y Oriol Bonet, que un día empezaron cantando en inglés y que al siguiente cambiaron al español para encontrarse con el éxito.

La noche se puso blanda, tanto que Incendios de nieve acabó por enternecer a los seguidores que corearon sus letras hasta la extenuación. La traca final llegó con Me amo para dejar claro que al menos Santi Blames es un milagro que consiguió superar a miles de competidores antes de su nacimiento. Echó el cierre Miau.

Entre bambalinas apareció Juan Ramon Planell como su madre le trajo al mundo para dar a todos 'gracias por igual', antes de que el vocalista de lal grupo se bajase del escenario para bailar los sonidos electrónicos con todos aquellos fans de John Boy.