Público
Público

Un mal dato del paro en EEUU podría llevar a recortes de tipos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Burton Frierson y Kevin Plumberg

Estados Unidos hará público el viernes el dato mensual del paro que se estima que será la mayor destrucción de empleo registrada en 26 años, una cifra que presionará más a la Reserva Federal para que recorte de nuevo los tipos de interés y añadirá urgencia para la aprobación de un rescate a la industria automovilística a medida que se profundiza la crisis económica global.

Australia también está tratando de proteger su negocio de automóviles, comprometiendo 2.000 millones australianos (unos 1.000 millones de euros) para ayudar a los concesionarios, mientras que Corea del Sur ha repetido la promesa de hacer más para ayudar a las atormentadas compañías, entre ellas a la industria del automóvil.

Los consejeros delegados de General Motors y Chrysler declararon el jueves a unos legisladores profundamente escépticos que reiniciarían las conversaciones de fusión para obtener parte de los hasta 34.000 millones de dólares que ayuda de emergencia que Washington está considerando.

Los inversores están nerviosos sobre el futuro de la industria, cuyo fracaso podría afectar a una cadena de suministradores de partes y financieras en todo el mundo.

"Se ha extendido la preocupación de que las instituciones financieras, incluyendo a las japonesas, no serían capaces de salir indemnes si los grandes fabricantes de coches en EEUU entran en bancarrota", dijo Tsuyoshi Segawa, un estratega de Shinko Securities en Tokio. "No tenemos ni idea de dónde y qué sucedería si una gigantesca corporación como ellos cae".

RECORTES DE EMPLEO

Compañías como la operadora de telefonía de EEUU AT&T, el banco suizo Credit Suisse y la correduría japonesa Nomura Holdings ya han anunciado el recorte de miles de empleos, preparándose para una larga y prolongada recesión.

La economía de EEUU, en medio de una recesión, probablemente perdió 340.000 empleos en noviembre, según los economistas encuestados por Reuters.

Los bancos centrales de Europa y Asia han recortado los tipos de interés de manera agresiva esta semana, y se esperan más acciones radicales, mientras los políticos intentan estabilizar los mercados financieros y detener las fuerzas deflacionarias.