Público
Público

Mariano Rajoy: "No va a haber ningún rescate de la banca española"

El presidente del Gobierno comparece de forma inesperada en rueda de prensa para calmar a los mercados. Insiste en que no hay relación entre la subida de la prima de riesgo y la crisis de Bankia. Atribuye el aumento de la diferencia con el bono

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No va a haber ningún rescate de la banca española'. Respuesta tajante, concisa, sintética. Hoy Mariano Rajoy no se ha andado ni con sutilezas ni con ambigüedades, licencias que sí se permitió la semana pasada. La situación lo pedía, con una prima de riesgo en máximos históricos, y las acciones de Bankia precipitándose al vacío otra vez.

Alarma absoluta, por tanto. Tan grande como para mover al presidente del Gobierno, poco amigo de las declaraciones a la prensa, a convocar de forma inesperada una cita con los medios de comunicación no en la Moncloa, sino en la sede nacional del PP, tras la reunión con el Comité Ejecutivo Nacional de su partido. Ha sido, de hecho, la primera comparecencia de Rajoy ante los periodistas en solitario y en España. La convocatoria no era inocente y el objetivo era claro: enviar un mensaje, el mismo mensaje de obediencia y calma, a los mercados y Bruselas.

Los planes de recapitalización de Bankia, conocidos en la tarde del viernes, y que suponen una inyección adicional de 19.000 millones de euros –más los 4.465 ya aportados por el Estado–, han sentado a plomo en los mercados. Un rescate histórico que parecía disolver como un azucarillo los planes iniciales del Ejecutivo de no tener que recurrir a los fondos europeos para recapitalizar la banca española. De hecho, el miércoles pasado, el propio Rajoy decía que 'a fecha de hoy' no era necesario ningún salvavidas europeo. Hoy, el presidente, ante ese mar de dudas, ha cerrado esa posibilidad a cal y canto. 

Rajoy ofrece su primera rueda de prensa en la sede del PP desde que fue investido presidente

El jefe del Ejecutivo ha aseverado que nada tienen que las tensiones en los mercados con la situación de Bankia. 'No influye para nada la decisión' de la entidad financiera 'con la prima de riesgo', porque esta enorme entrada de capital público y las dos reestructuraciones del sistema financiero aprobadas por el Gobierno 'suponen un ejercicio de transparencia'. 'Es mejor saber dónde estamos, decir la verdad y tomar decisiones. España está haciendo esfuerzos para corregir el déficit, aunque como todo el mundo sabe esto tarda su tiempo. No ayuda la situación de Grecia, pero Bankia no tiene absolutamente nada que ver con la prima de riesgo'.

Sí influyen, para la Moncloa, aparte de Grecia, las 'dudas sobre la zona euro', y por eso Rajoy ha vuelto a suplicar a la Unión Europea un 'llamamiento claro de la irreversibilidad del euro'. 'Creemos que en este momento Europa tiene que fijar con claridad el objetivo al que vamos: más integración fiscal, monetaria y política. Europa debe plantearse ese debate igual que un día se planteó el de la moneda única. Europa tiene que disipar cualquier duda sobre el euro y decir que el euro es un proyecto irreversible', ha insistido, como ha venido haciendo en las últimas semanas. Y, de momento, sin resultado aparente. Por eso se le ha preguntado, por el silencio de los líderes europeos  y del BCE. 'La prudencia con la que se debe comportar un buen gobernante no se debe confundir con que no se esté de acuerdo con las cosas que oye', ha replicado, dando por sentado que su súplica sí es oída y atendida, aunque por ahora no se haya materializado en hechos concretos. Rajoy ha insistido en que España ya está haciendo la hoja de ruta de austeridad y reformas, por lo que Europa debe corresponder. 

El PP no permitirá comparecencias porque 'no es la primera vez que se mete dinero público'

Bankia ha centrado buena parte de la rueda de prensade Rajoy. El presidente ha dicho que la decisión de nacionalizar la entidad, 'difícil', tiene como objetivos básicos sanearla y 'garantizar' los ahorros a los depositantes. 'Habría sido más cómodo mirar hacia otro lado y no decir nada. Esta decisión se adopta en un proceso general donde se va a recapitalizar el sector bancario español para que vuelva el crédito' y se saquen las viviendas al mercado 'al precio auténtico'. 'Piensen que en 2008 y 2009 otros países inyectaron cantidades ingentes de capital que las entidades financieras están ya devolviendo. Eso va a pasar. Pero podíamos haberlo hecho hace cuatro años y no se hizo', ha rubricado, culpando al anterior Gobierno socialista de haberse cruzado de brazos ante las dificultades de la banca. 

Lo que también ya ha descartado por completo Rajoy es que su Ejecutivo vaya a permitir que se depuren responsabilidades en una comisión de investigación parlamentaria o siquiera que vayan a declarar en el Congreso los antiguos gestores de Bankia, tal como han reclamado mil veces el PSOE o IU. El PP derivará todas las explicaciones a una subcomisión de la Cámara a puerta cerrada, como se hizo en la pasada legislatura. Y punto. 'No es la primera vez que se mete dinero público en una entidad financiera –ha justificado Rajoy–. Hay entidades incluso cuyo accionista casi total es el Estado, como CaixaCatalunya o Novagalicia. En Bankia hay que meter dinero público ahora, pero después, cuando esté saneada y recapitalizada, se va a vender para recuperar la inversión del Estado. Pero la alternativa a esto era quebrar'. 

El Gobierno asegura que el sistema de inyección a Bankia 'no está cerrado'

Todavía se cierne la duda de cuál será definitivamente la vía de aportación de dinero público en Bankia, si bien todo apunta a que se inyectará directamente deuda pública en el balance de BFA, la matriz de la entidad. Evitaría así colocar títulos de deuda en los mercados para recabar liquidez. El problema que tendría esa solución es que podría levantar más suspicacias hacia España, alzando aún más la prima de riesgo. Y otra desventaja es que Bankia, para convertir en liquidez esos títulos de deuda, podría acudir al Banco Central Europeo. El Ejecutivo, ha asegurado el presidente, no ha tenido ninguna conversación con el BCE. En cualquier caso, 'el mecanismo no está cerrado. No hagamos elucubraciones sobre decisiones que no se han tomado, porque no tiene ningún sentido', ha añadido. El jefe del Ejecutivo ha descartado que pueda influir en las previsiones de déficit para 2012 o que incluso obligue a tomar más medidas de recorte.

El rescate de la entidad no tendrá incidencia en el déficit ni obligará a más recortes

El presidente ha subrayado que no queda más salida que salvar a los bancos para que no caigan, igual que no pueden desplomarse las comunidades autónomas: 'No vamos a dejar a ninguna comunidad caer, igual que no pueden caer las entidades financieras, porque si no se cae el país'.

La respuesta era el coletazo a una pregunta sobre la delicada situación de Catalunya, cuyo riesgo de rescate alentó el pasado viernes Artur Mas: 'Catalunya no está en quiebra, ni lo está ninguna institución en España. Tenemos un problema de liquidez y muchas dificultades para acceder a los mercados. Las comunidades son España, y me considero responsable de lo que pase'. A partir de ahí, ha recordado qué ha hecho su Ejecutivo por las CCAA: duplicar el plazo para que puedan devolver lo adelantado por el Estado, el plan de pago a proveedores y una línea del ICO para que puedan refinanciar su deuda. ¿Y los hispabonos? Rajoy sólo ha confirmado lo anunciado por Josep Antoni Duran i Lleida el viernes: habrá 'un procedimiento' para ayudar a las CCAA con problemas, pero siempre y cuando estas 'hagan las cosas bien' y cumplan con sus objetivos de déficit.