Publicado: 17.12.2013 14:21 |Actualizado: 17.12.2013 14:21

"Más de la mitad de los docentes de la Complutense son precarios"

La Plataforma de Profesores No Permantes, que mantiene un encierro en la universidad madrileña, denuncian la existencia de figuras laborales "sin igual en España" y la interrupción del Plan de Estabilización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decenas de docentes de la Plataforma de Profesorado No Permanente han pasado la noche del lunes encerrados en la Universidad Complutense de Madrid para denunciar la precariedad de sus condiciones laborales. Y las protestas, de momento, van a continuar. "Como mínimo, esta noche vamos a volver a dormir en las facultades, porque mañana hay Consejo de Gobierno de la Universidad. En función de lo que se decida ahí, decidiremos cuáles serán nuestros próximos pasos", asegura Germán Garrido, profesor y titular interino de Filología, una de las figuras laborales que sufren las duras condiciones que denuncian. En la misma o similar situación se encuentra más de la mitad de la plantilla docente de la Complutense: personal no permanente con contratos precarios. 

"Lo que aglutina a nuestra plataforma es que somos todos profesores de reconocido prestigio académico, acreditado por múltiples agencias independientes, y queremos manifestar nuestro descontento con la política del rectorado", explica Garrdido a Público. El colectivo nació hace dos años en respuesta a los recortes en Educación que estaba llevando a cabo el gobierno del PP de la Comunidad de Madrid. La consecuencia de estos ajustes fue que el rector José Carrillo, aún habiendo llegado al cargo con el apoyo de la izqueirda, comenzara a aplicar un plan de austeridad que ponía en peligro el presente y, sobre todo, el futuro de cientos de docentes universitarios. Los profesores no permanentes del resto de universidades públicas madrileñas se han organizado también en plataformas similares y se coordinan para llevar las exigencias a quienes consideran los verdaderos culpables de la situación: los políticos del PP que gobiernan Madrid.

Esta noche los de la Complutense se han encerrado por un doble motivo. Por un lado, exigen la no interrupción del Plan de Estabilización de la UCM, que podría llevarse a cabo mañana en el Consejo de Gobierno universitario. "Es la línea roja que había marcado el rectorado hasta ahora. Hay 120 profesores que no saben qué va a pasar con ellos el año que viene y se debería abrir un concurso para que pudieran acceder a plazas", añade Germán Garrido. El otro motivo es denunciar la existencia en esa universidad de figuras laborales "sin igual en España": Profesores que cobran 600 o 700 euros y no cotizan a la Seguridad Social.

Denuncian que en la Complutense hay profesores que cobran 600 euros y no cotizan

La interrupción del Plan de Estabilización supondría "en el mejor de los casos implica mantener la precariedad y en el peor de ellos deja incierto el futuro de estos profesionales, poniendo en peligro el relevo generacional y el futuro de cientos de investigaciones en curso y, con ello, de la universidad pública. El Consejo de Gobierno, a propuesta de su Comisión Académica y con el beneplácito del Rector y de su equipo, está dispuesto a congelar dicho plan", denuncia el colectivo en una nota de prensa. Así, en función de la decisión que tome el miércoles la Complutense, ellos abandonarán o intensificarán las protestas.

"No pedimos que de la noche a la mañana se haga funcionario a toda la plantilla, simplemente pedimos un modelo de evaluación para que la gente que ha acreditado capacidad académica pueda ir optando a algunas plazas. Y pedimos que los profesores que acaben su vínculo contractual el año que viene sepan qué va ser de ellos, si se van tener que ir o si van seguir, pero no aceptamos que ofrezcan contratos más precarios" relata Garrido. Y es que, para este profesor de Filología, ésta "no es una reivindicación laboral de un colectivo, sino es el futuro de una sociedad que se dice del conocimiento".

Además, desde la Plataforma destacan que han tenido un gran apoyo por parte de los estudiantes, que son junto a ellos "el eslabón más débil y el que está pagando la crisis en la univerisidad". El rectorado les ha recibido y se dialogado con ellos. Sin embargo, "echamos en falta compromisos" asegura Garrido. Pero, por encima de todo, quieren tener una interlocución directa con el gobierno de la Comunidad de Madrid. "Ellos son a los que señalamos como culpable, por encima del rectorado, ellos son los que quieren acabar con la Universidad pública", añade.

La Plataforma de Profesorado No Permanente ya ha estado tres veces en la Asamblea de Madrid para presentar un proyecto no de ley que contaba con el apoyo de todos los grupos de la oposición y que planteaba un plan de viabilidad y financiación de la universidad con el que no eran necesarios los duros recortes que aplica el PP. Pero los conservadores no dan su brazo a torcer.