Público
Público

Merkel dice que el cambio demográfico y superar la crisis son los grandes retos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angela Merkel, definió hoy la superación de las consecuencias de la crisis financiera y económica y al cambio demográfico como dos de los principales retos de la nueva legislatura.

En su primera declaración ante el Bundestag (parlamento federal) tras su reelección, Merkel enumeró cinco puntos que considera como las tareas centrales del Gobierno de coalición de la Unión Cristianodemócrata (CDU), los Socialcristianos bávaros (CSU) y el Partido Liberal (FDP).

Además de la crisis económica y el reto demográfico que implica para los sistemas de seguridad social el envejecimiento de la población, la canciller habló de la necesidad de mejorar las relaciones de los ciudadanos con el Estado, definir un manejo responsable de los recursos naturales y redefinir las relaciones entre libertad y seguridad a la vista de nuevas amenazas.

Merkel empezó su intervención hablando de la crisis económica y recordó que Alemania ha vivido la recesión más grave desde la postguerra y que, a pesar de que algunos indicadores han mejorado, la producción industrial sigue estando muy por debajo del nivel anterior a la crisis.

"El año próximo la crisis nos alcanzará con toda su furia", dijo la jefa de Gobierno, quien recordó las repercusiones que tiene la situación económica para los presupuestos públicos.

La consolidación, según Merkel, es imposible de lograr a través de recortes presupuestarios o a través de aumentos de las cotizaciones de los seguros sociales por lo que el gobierno apuesta por fomentar el crecimiento a través de rebajas fiscales.

"Crear crecimiento es la meta del Gobierno. Admito abiertamente que no tenemos garantía de que por ese camino podamos superar la crisis pero al menos sabemos que hay una buena oportunidad de hacerlo", dijo la canciller.

Merkel reiteró los planes de rebajas fiscales que empiezan con las descargas para empresas y familias que entrarán en vigor el 1 de enero de 2010 y deberá continuar con una reforma del sistema fiscal cuyos detalles no están todavía definidos pero que, según la canciller, deberá tener como meta un sistema "más sencillo, más justo y con impuestos más bajos".

Con respecto al reto demográfico, insistió en la necesidad de desvincular los costos de la seguridad social de los del trabajo y en hacer una ofensiva de inversión en educación pues dentro de muy poco "necesitaremos cada persona joven bien formada de la que podamos disponer".

Angela Merkel afirmó también que el grupo estadounidense General Motors (GM) deberá pagar con su propio dinero el coste principal del saneamiento del fabricante europeo de automóviles Opel.

La canciller aprovechó su intervención para criticar duramente al grupo GM, al que acusó de "no hacer justicia a su responsabilidad como consorcio matriz" y advirtió de que no será el contribuyente alemán quien asuma la carga principal del saneamiento de Opel.

La jefa del Gobierno alemán destacó, sin embargo, la disposición de las autoridades de Berlín y los cuatro estados federados con plantas de Opel a aportar su ayuda para la reestructuración de esta marca automovilística.

Además, Merkel señaló encontrarse a la espera de que General Motors presente un concepto y un plan de futuro sólidos para el fabricante europeo de automóviles.

El líder de la oposición, Frank-Walter Steinmeier, criticó los planes de rebajas fiscal -puesto que sólo podrán financiarse a través de nuevas deudas- y recordó una frase del actual vicecanciller, Guido Westerwelle, según las cuales "las deudas de hoy son las alzas de impuestos de mañana".

"Ustedes reparten regalos fiscales y no dicen los sacrificios que van a exigir a cambio", dijo Steinmeier.