Público
Público

El Ministerio de Cultura recibe 6.400 negativos de Agustí Centelles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los herederos del fotógrafo valenciano Agustí Centelles, Sergi y Octavi Centelles, han entregado esta mañana al Ministerio de Cultura, a través del conservador Joaquín D. Gasca, 6.400 negativos pertenecientes a la colección de fotografía publicitaria e industrial de su padre.

Los hijos de Centelles, que en diciembre de 2009 vendieron a la misma institución 12.000 negativos de su etapa como fotoperiodista durante la Guerra Civil, han trasladado hoy las imágenes que tomó en las décadas de los años 50, 60 y 70, con el propósito de unificar toda la colección.

Portando el nuevo material en cuatro cajas, Gasca ha explicado los términos del acuerdo al que se ha llegado con el ministerio, que acepta los negativos en comodato -entrega gratuita para su uso y posterior devolución- por un plazo de cuatro años.

Sin embargo, y puesto que los hijos de Centelles entregarán cada año un 25 por ciento del fondo -alrededor de 1.500 negativos- como dación en pago de sus impuestos, pasados esos cuatro años el ministerio pasará a ser propietario de la colección y no deberá devolver nada.

Insistiendo en que este acto es más "sentimental" que "económico", el asesor de la familia ha señalado que los responsables de Cultura han valorado cada uno de los negativos en veinticinco euros, y no en los cien euros que calculó una empresa privada extranjera.

Gasca también ha recordado que en la primera venta, la realizada a finales de 2009, los herederos se embolsaron 700.000 euros, frente a los 850.000 euros que proponía como precio de salida la casa de subastas Christie's.

Por este motivo, los hijos de Centelles esperan, en palabras de su asesor, que se difunda la obra de su padre a través de exposiciones, e incluso con la creación de la sala Centelles en el Centro de la Memoria Histórica de Salamanca, del que ha destacado el apoyo mostrado por su directora, María José Turrión.

Un propósito de difusión que pronto dará sus primeros frutos, con la inauguración, este mismo mes en Nueva York, de una muestra de cuarenta piezas del fotoperiodista fallecido en 1985.

Todo el material entregado hoy se sumará en los próximos días al ya depositado en el centro salmantino, lugar en el que los hijos de Centelles creen, como han manifestado en numerosas ocasiones, que debe permanecer "de forma única y permanente".

La polémica alrededor de Agustí Centelles comenzó cuando en 2009 sus hijos decidieron vender al Ministerio de Cultura parte de la obra de su padre, después de haber sufrido, según ellos, un "acoso" por parte de la Generalitat, que incoó un expediente de declaración de bien de interés cultural "sin comunicación previa a los interesados".

Mientras, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, anunció el pasado mes de julio la creación de un grupo de trabajo para negociar el traspaso al gobierno catalán de los fondos de Centelles adquiridos por el Ministerio.

Fue entonces cuando Octavi Centelles insistió en que el contrato de compraventa firmado con el Ministerio señala explícitamente la permanencia del fondo fotográfico en Salamanca, "para facilitar el estudio a todos aquellos investigadores que quieran acceder a su contenido".