Público
Público

Un muerto y cinco heridos en el sureste de Haití a causa del huracán "Gustav"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una persona murió hoy y otras cinco resultaron heridas a causa del paso del huracán "Gustav" por el sureste de Haití, informó la oficina de Protección Civil.

Las víctimas se encontraban dentro de una casa en la ciudad de Jacmel (sureste) que fue destruida por un derrumbe de tierra, precisó la directora de la oficina de Protección Civil, Alta Jean-Baptiste.

Gran parte de la ciudad de Jacmel está inundada y varias de sus casas quedaron destruidas, mientras que otras perdieron sus techos por los fuertes vientos provocados por el huracán, agregó la funcionaria.

Jean-Baptiste reportó que en Leogane, al sur de Puerto Príncipe, hubo "daños importantes" y que en la también sureña Petit-Goave los ríos "amenazan con entrar en la ciudad".

En tanto, en el departamento de Nippes (suroeste), muchos árboles fueron arrancados por los fuertes vientos.

En otras regiones del suroeste no se reportaron daños, mientras que en el oeste del país medio centenar de personas se desplazó a un centro de refugio en la zona de Fond Verettes.

"Las posibilidades de inundaciones son excepcionales", advirtió el Centro Nacional de Meteorología (CNM) en su último boletín.

"Todos los departamentos están bajo lluvias", insistió no obstante la entidad, al pronosticar que el país sufrirá los efectos directos del huracán durante las próximas 24 horas.

El huracán "Gustav", de categoría 1, golpeó hoy a Haití en su recorrido por el Caribe tras pasar por el sur de República Dominicana, donde no causó daños de importancia aunque sí originó abundantes lluvias en la zona suroeste del país.

Los vientos y las lluvias asociadas al ciclón todavía no se sentían con fuerza a primeras horas de la tarde en el suroeste haitiano, pero las autoridades ya tienen listos los dispositivos de seguridad y llamaron a la población a extremar la prudencia.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos anunció que el huracán, tercero de la temporada en el Atlántico, se debilitó tras tocar tierra en Haití, con una bajada de la velocidad de sus vientos máximos sostenidos de 150 a 120 kilómetros por hora.

La entrada del fenómeno desató la preocupación de los habitantes del suroeste haitiano y muchos de ellos trataban de hacer acopio de provisiones ante lo incierto de la situación.

No obstante, la oficina regional de Protección Civil aseguró que está preparada para afrontar una situación de catástrofe y dispone de 30 albergues en el suroeste.

"Estamos animando a la población de zonas frágiles a desplazarse" a los refugios, declaró a Efe su director, Sylvera Guillaume.