Público
Público

Nadal supera a Ferrer, espera a Davydenko y Federer a Djokovic

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fieles a los pronósticos y a las expectativas del torneo, los cuatro cabecillas del circuito, los primeros favoritos del Masters Series de Montecarlo, han sobrevivido a las rondas iniciales para configurar la lucha por el primer gran evento en arcilla: el campeón, el español Rafael Nadal, se medirá al ruso Nikolay Davydenko y el subcampeón, el suizo Roger Federer, al serbio Novak Djokovic.

La irrupción del trayecto sobre tierra ha devuelto al mejor Nadal. Próximo a las excelencias de su juego, perdura en semifinales, de donde no se ha movido en las últimas cuatro ediciones, tras superar a su compatriota David Ferrer (6-1 y 7-5) y a la espera de su compromiso con el cuarto cabeza de serie, el ruso Davydenko.

El vigente campeón de Montecarlo tardó cien minutos en resolver un partido que pudo enderezar gracias a la falta de concentración de su adversario, mediatizado por una presión extra cuando más de cara tenía la situación para alargar el partido.

Con el saque de su lado, Ferrer dispuso de tres puntos de set para adjudicarse la segunda manga y llevar el duelo a un parcial de desempate. Tres errores no forzados arruinaron sus aspiraciones. Le falló la cabeza. Tal vez condicionado por el impacto que genera el tambaleo del mejor jugador del mundo sobre arcilla.

El español, que ganó en los dos últimos encuentros en los que ambos coincidieron, ambos en pista rápida, echó por tierra sus opciones. Nadal igualó el partido y amarró la victoria.

Más fácil fue la consecución del primer parcial. Logrado por el balear de carrerilla gracias a la rotura del saque ya en el primer juego del partido.

"Con 3-0 abajo en el segundo set me he mantenido bien en el partido. No he perdido la concentración y he seguido al máximo nivel para dar la vuelta al partido", dijo Nadal, que espera al ruso Nikolay Davydenko, con el que recientemente perdió en la final del Masters Series de Miami.

"Espero que tenga poco que ver con aquella ocasión. Confío en ofrecer mi mejor tenis y volver a la final", concluyó el número dos del mundo.

Davydenko superó en tres sets a su compatriota Igor Andreev (6-3, 4-6 y 7-5). Tuvo el encuentro torcido el moscovita, que reaccionó en el tercer parcial para apuntarse el triunfo a pesar de perder su servicio en siete ocasiones.

"Quizá tuve suerte en este partido", dijo Davydenko, que achacó a las bolas sus malos porcentajes en el saque. "Son realmente pesadas aquí. No me siento bien al golpearlas y no puedo hacer buenos controles a la hora de sacar", dijo el ruso, aquejado de molestias en su pierna izquierda que le han hecho renunciar al Conde de Godó.

Por su parte, el suizo Roger Federer superó una prueba de fuego en tierra. Dio la vuelta al partido que le enfrentó al argentino David Nalbandián (5-7, 6-2 y 6-2) y prolongó su estancia en Montecarlo. El pasado año llegó hasta la final. Donde fue batido por Nadal.

Federer ofreció ante el sudamericano parte de su mejor repertorio sobre arcilla. Especialmente en las dos últimas mangas. Después de un comienzo irregular.

"El nivel de juego de hoy ha sido excelente. Está claro. Creo que sin duda he jugado mi mejor partido en el torneo", dijo Federer, que se mostró dubitativo en el primer set pero que reaccionó y dominó en los dos posteriores al argentino.

"Siempre es agradable jugar contra Nalbandian. Es un gran jugador. Un gran adversario que siempre ataca cada acción", añadió el número uno del mundo.

"Ambos jugamos a un gran nivel. Ha sido una pena porque acusé el cansancio en el segundo y tercer set", apuntó Nalbandián, dominador del inicio del partido aunque incapaz de frenar al suizo, al que ha ganado en ocho ocasiones de los, ahora, diecisiete, enfrentamientos.

Federer jugará contra el serbio Novak Djokovic, que por primera vez en su carrera alcanzó las semifinales de Montecarlo tras superar al estadounidense Sam Querrey (6-4 y 6-0).

La condición de revelación del tenista de San Francisco, de veinte años, llegó hasta los cuartos de final. Cuando se topó con la tercera raqueta del circuito. El norteamericano, verdugo del francés Richard Gasquet en octavos, sólo hizo frente a su rival en el primer parcial. Una vez solventado por el balcánico, se deshizo estrepitosamente.