Público
Público

La ofensiva israelí contra Gaza llega a su octavo día

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi

Las fuerzas israelíes bombardearon el sábado la Franja de Gaza por aire y por mar, causando la muerte de un importante comandante de Hamás, mientras los residentes del enclave se refugiaban en sus hogares desesperados, cuando la ofensiva entraba en su segunda semana.

Las reservas de alimentos en esta zona densamente poblada se estaban agotando y el acceso al agua potable era limitado debido al daño en los sistemas, dijeron las agencias humanitarias. Los hospitales estaban luchando para tratar a los heridos.

Los tanques y tropas israelíes seguían en la frontera con la franja, listos para una invasión terrestre, que el Gobierno del Estado judío podría ordenar a menos que los esfuerzos diplomáticos internacionales logren un alto el fuego.

Testigos a ambos lados de la frontera dijeron además que cañones de artillería israelí atacaron la Franja de Gaza, en una posible escalada para iniciar una nueva táctica de la ofensiva del Estado judío.

Testigos palestinos indicaron que los asaltos causaron una gran explosión en Ciudad de Gaza, pero no hubo información inmediata de víctimas por el ataque.

Un líder de Hamás advirtió que el Ejército israelí será derrotado si invade Gaza.

Sin embargo el ataque aéreo nocturno en Gaza provocó la muerte de Abu Zakaria al Yamal, un alto cargo del brazo armado de Hamás, dijo el grupo islamista.

El jueves, otro asalto aéreo israelí causó la muerte a otro líder de Hamás, Nizar Rayan. La mayoría de los oficiales de alto rango de Hamás se han escondido, en previsión de posibles intentos de asesinato de parte de Israel.

OFENSIVA POR MAR Y AIRE

Al menos 20 ataques aéreos impactaron la Franja de Gaza durante la mañana del sábado y flotas de guerra también bombardearon el área desde la costa mediterránea, dijeron testigos.

Los aviones de guerra impactaron contra una universidad palestina llamada American School, matando a un vigilante. El Ejército israelí dijo que el colegio escondía un refugio de activistas de Hamás y que era una base para lanzar cohetes.

Israel inició la ofensiva el 27 de diciembre con el objetivo de detener el lanzamiento de cohetes de Hamás contra ciudades israelíes.

Responsables médicos de Gaza señalaron que al menos 433 palestinos han muerto y que al menos 2.000 personas han resultados heridas. En tanto, una agencia de Naciones Unidas sostuvo que más de una cuarta parte de las víctimas mortales son civiles.

Entre los objetivos atacados destaca la universidad islámica, edificios de Gobierno, mezquitas y comisarías de la policía civil, que según Israel estarían siendo utilizados como base por los milicianos.

El sábado, dos israelíes resultaron heridos leves cuando Hamás impactó a un edificio de ocho pisos en Ashdod y otro misil alcanzó una casa vacía en Ashkelon, provocando un incendio, dijeron los trabajadores de la ambulancia israelí.

Cuatro israelíes han muerto víctimas de cohetes palestinos, y también de proyectiles de mayor alcance que han llegado al puerto de Ashdod y el pueblo desértico de Beersheba, obligando al cierre de escuelas y a que los residentes busquen refugio.

Estados Unidos ha dicho que espera un alto el fuego con supervisión internacional que garantice que el grupo islamista no se pueda rearmar, pero en Damasco, el líder de Hamas Jaled Meshaal usó un tono desafiante en un discurso en televisión.

"Estamos listos para el desafío, esta batalla se nos impuso y confiamos en lograr la victoria porque hemos hecho nuestros preparativos", dijo Meshaal.

Un responsable palestino dijo a Reuters que Egipto había comenzado a explorar negociaciones con Hamás para detener los enfrentamientos.