Publicado: 30.05.2014 00:00 |Actualizado: 30.05.2014 00:00

Otros 23 detenidos en la cuarta noche de incidentes en Barcelona por el desalojo de Can Vies

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Barcelona vivió este jueves una nueva noche de incidentes en la calles del barrio de Sants después de que el lunes empezaran las protestas por el desalojo y demolición de la casa ocupa de Can Vies, que desde 1997 funcionaba como centro social autogestionado. Una noche más, los incidentes empezaron sobre las 23.00 horas después de que cientos personas protestaran con una cacerolada. Los Mossos d'Esquadra han detenido al menos a 23 personas. Esta cifra es provisional y se suma a los 38 que ya fueron detenido entre el lunes y el miércoles, de los que todavía quedan una docena detenidos a la espera de pasar a disposición judicial.

Los incidentes de la cuarta noche tuvieron otra vez su epicentro en las calles de Sants, una vez disuelta la cacerolada en la que un millar de personas protestaba por el desalojo de Can Vies. Un grupo de encapuchados comenzó a hacer barricadas con contenedores y a destrozar mobiliario urbano como marquesinas de autobús, papeleras y algún escaparate. La manifestación se disolvió poco antes de llegar a la comisaría en la que todavía permanecen algunas de las 38 detenidos debido al importante despliegue policial en las inmediaciones de la misma.

La cacerolada había comenzado hacia las nueve de la noche y en la misma participaron varios centenares de personas, en su mayoría jóvenes, con cacerolas, silbatos y otros objetos para hacer ruido, mientras que la presencia policial se limitaba a algunos agentes de la Guardia Urbana que han desviado el tráfico en la carretera de Sants para evitar atascos.

En la concentración se exhibió una pancarta en la que se leía: "Libertad detenidos. Policía fuera del barrio". Tras disolverse la manifestación cerca de la comisaria de los Mossos, grupos de manifestantes se diriegieron de nuevo a la carretera de Sants, que estaba cortada al tráfico, donde realizaron una breve sentada antes de emprender de nuevo la marcha, esta vez en dirección a la sede del distrito de Sants-Montjuïc.

Desde entidades cívicas, partidos de la oposición y sindicatos se han alzado voces para reclamar diálogo entre el Ayuntamiento de Barcelona y los jóvenes 'okupas' 

Fue entonces cuando aparecieron grupos de encapuchados que empezaon a quemar contenedores y a destrozar los cristales de entidades bancarias, marquesinas y paneles del Metro de Barcelona. Los encapuchados lanzaron también piedras y otros objetos a los agentes policiales, que realizaron entonces varias cargas para disolver a los alborotadores. Al igual que ocurrió en las últimas noches, un helicóptero de la policía catalana dotado de un potente foco para localizar a los alborotdores sobrevoló la zona. Algunos de los asistentes a la concentración realizaron diferentes pintadas en paredes y cristaleras de entidades bancarias en las que puede leerse: "No negociamos. Luchamos", o "Sants, Gamonal, Atenas, Río".

El balance es de 38 detenidos en tres días, que han comenzado a declarar ante el juez y, paulatinamente, quedan en libertad con cargos tras prestar declaración. Desde entidades cívicas, partidos de la oposición y sindicatos se han alzado voces para reclamar diálogo entre el Ayuntamiento de Barcelona y los jóvenes okupas que ha intentado propiciar hoy el Centro Social de Sants-Asociación de Vecinos.

Prácticamente al mismo tiempo que comenzaba la cuarta noche de incidentes, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, aseguraba en TV3 esta noche que detendrá el derribo de Can Vies "si es una condición para llegar a un acuerdo", y este viernes a las 10.00 horas, está previsto que los portavoces de los ocupas respondan a esta propuesta.

El Centro Social de Sants y la Federación de Asociaciones de Vecinos han presentado a Can Vies y al Ayuntamiento de Barcelona una propuesta para abrir las vías de diálogo encaminadas a solucionar la situación actual. La propuesta consta de cuatro puntos: detener inmediatamente la demolición del inmueble de Can Vies, permitir el regreso al mismo de los colectivos de usuarios, estudiar conjuntamente con técnicos de ambas partes la rehabiitación del edificio y detener los disturbios y la presencia masiva de policía en el barrio.

Los jóvenes que ocupaban Can Vies han anunciado que este viernes ofrecerán una rueda de prensa para anunciar su postura respecto a estas propuestas y al anuncio que ha hecho el alcalde barcelonés.

El ayuntamiento de Barcelona ha cifrado en, al menos, 16.000 euros los daños causados anoche en el mobiliario urbano por los jóvenes encapuchados. Fuentes municipales han informado de que anoche se quemaron 16 contenedores y algunas papeleras, y se causaron daños en otro tipo de mobiliario como señales de tráfico, marquesinas y paneles publicitarios.

Los encapuchados, que se enfrentaron a los agentes antidisturbios desplegados en el barrio, también provocaron importantes destrozos en entidades bancarias, en una de las cuales provocaron un incendio. Durante los tres primeros días de protestas, el lunes, martes y miércoles, los manifestantes ha quemado cerca de 200 contenedores y cada día unos 200 se han volcado en las calles del barrio.

La excavadora que tenía que demoler el edificio continúa frente a él, calcinada y con la palabra "guerra" pintada

Esta mañana, en el edifico de Can Vies, que tiene una parte derruida, no trabaja ningún operario, mientras continúa en el lugar la excavadora que hace dos días quemaron los manifestantes que protestaban por el desalojo de este centro social ocupado desde hace 17 años. La excavadora con la que se tenía que demoler el edificio está totalmente calcinada y tiene pintada la palabra "guerra".

También esta mañana una furgoneta de recogida de chatarra se ha llevado restos de metal del derribo de parte de Can Víes, que estaban en medio de los escombros, y que se encuentra sin vigilancia, ni de la seguridad privada del Metro, ni de la Guardia Urbana, como en días anteriores. Can Vies tenía una torre que era el símbolo de la casa, que ya no existe, y ya solo queda en pie el edificio principal del inmueble, que estaba formado por dos fincas situadas en la calle Jocs Florals, delante del Centro Católico de Sants.

Muchos periodistas se han congregado desde primeras horas de hoy delante de Can Vies, donde estaba previsto celebrar una rueda de prensa con los miembros de la Plataforma de Apoyo a Can Vies, y que finalmente se celebrará en Can Batlló debido a la lluvia