Público
Público

La pandilla de Nerja brinda por Chanquete

'Verano azul' cumple 30 años entre nostalgia y homenajes 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 11 de octubre de 1981 se emitió por primera vez en TVE Verano azul. El próximo martes se cumplen 30 años de aquel estreno, con lo que se avecina una semana de festejos y reapariciones de miembros del popular reparto. Nerja, el pueblo de aire setentero de la costa de Málaga donde se rodó y ambientó la serie una producción que aún sigue explotando como filón turístico,descubrirá un perfil escultórico de los siete chavales que protagonizaron Verano azul. Los actores participarán en un acto en memoria de Antonio Ferrandis (1921-2000), que dio vida a Chanquete, y acompañarán además una marcha ciclista montados en una carroza con la forma del barco del viejo marinero. Tanto homenaje sólo puede explicarse por el carácter mítico de la serie, elevada en los ochenta a la categoría de fenómeno sociológico, a cuya sólida instalación en el imaginario colectivo ha contribuido una infinidad de reposiciones, la última hace sólo unos meses.

Verano azul comenzó su rodaje en agosto de 1979. Miguel Ángel Valero, que interpretaba a Piraña, tenía 8 años. Convertido más tarde en ingeniero de telecomunicaciones, Valero encara encantado las celebraciones. 'La gente asocia la serie con vivencias propias intensas. Mostró de forma muy natural la realidad de la época y los problemas de la gente', opina.

La infinidad de reposiciones ayudó a anclar la serie en el imaginario colectivo

Todo seguidor de esta producción dirigida por Antonio Mercero recordará a Tito, interpretado por Miguel Joven. Es el único miembro del reparto que vive en Nerja. Y sigue muy conectado a la serie, cuya larga estela es un apetitoso negocio. De hecho, Joven ha sido declarado embajador del turismo de Nerja por su proyecto Tu Verano azul, que ofrece a los turistas un mapa con una ruta de localizaciones.

También suya es la idea de La pandilla de Verano azul, línea de merchandising que de momento funciona a través de la venta online pero que en unos meses tendrá su tienda en el pueblo. Joven asegura además que está preparando visitas turísticas en las que ejercerá de guía. Su devoción es total: 'Me divertía tanto que me despertaba media hora antes para llegar más temprano al rodaje. Y el tipo de fama que tuvimos después era diferente a la de ahora. Éramos queridos'.

El pueblo donde se rodó ha convertido el producto en un filón turístico

El rodaje de Verano azul duró 16 meses. Al contrario que ahora, por entonces las series de televisión se producían de forma similar a las películas. No había pasado demasiado tiempo desde el final de la dictadura, pero en sus 19 episodios la serie se atrevió con temas tan delicados como el divorcio, el embarazo de una adolescente, el cuidado del medio ambiente y, en un alarde de intuición, la especulación inmobiliaria. Cuando llegó la hora de defender el barco de Chanquete, la pandilla se acordó del 'No nos moverán' de Joan Baez. Por cierto, que la famosa Dorada I no era una embarcación de verdad, sino una maqueta a tamaño real.

La actriz María Garralón reconoce que para el público siempre será la pintora Julia, un personaje a medio camino entre los jóvenes y los veteranos. En cualquier caso, no es capaz de decir ni una mala palabra de Verano azul. 'Si llegué a tener malos recuerdos, se me han borrado', afirma. ¿Por qué tanto éxito? 'Estábamos acostumbrados al cine y a las series americanas. En Verano azul aparecieron unos personajes que hablaban y reñían como la gente, los niños decían cosas normales. Por eso se sintió de forma tan cercana'. Recuerda que, durante su infancia, vivía las vacaciones de forma similar a aquellos críos. 'Llegabas a un sitio de veraneo, conocías gente, hacías una pandillita y te lo pasabas bien. Era menos intenso que en la serie pero pasaba también en la realidad', cuenta.

La carrera de Garralón está muy ligada a la de Antonio Mercero, el director con el que trabajó en Verano azul y Farmacia de guardia, otra serie que reventó las audiencias en Antena 3. Unos años antes de la experiencia en Nerja, Mercero había logrado un premio Emmy gracias a la vibrante La cabina. Pero nadie le recuerda un asomo de divismo. 'Antonio hacía de los rodajes algo muy divertido', señala la actriz. Y añade: 'Como ser humano es adorable y es muy fácil trabajar con él'. Mercero, al que le fue diagnosticado alzhéimer en 2009, recibió en 2010 el Goya de Honor.

Los proyectos de secuela y remake' se frustraron antes de arrancar

El éxito de Verano azul, la producción española de ficción que más se ha vendido en el extranjero, ha intentado recuperarse con fórmulas parecidas. Sin éxito. En una ocasión se preparó una secuela con parte de los actores, ya en edad más avanzada, retomando sus personajes. 'Aquello no salió adelante por el tema económico', reconoce Garralón. 'Rodar en Nerja era muy caro y lo íbamos a hacer en Alicante, pero para regresar a algo con tanta repercusión había que hacerlo muy bien'.

También se programó para 2009 el rodaje de un remake para TVE, manteniendo el espíritu de la original pero con nuevos actores. Tampoco salió. Para Valero, no era una buena idea: 'Debíamos contar algo nuevo'.