Público
Público

El petróleo no encuentra su techo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El petróleo sigue su escalada de precios en los mercados internacionales, donde ha superado la barrera de 115 dólares/barril, mientras el dólar frenó la baja por recogida de beneficios antes del fin de semana sin haber logrado llegar a la barrera de los 1,60 unidades por euro.

Como ya se ha hecho costumbre en las últimas semanas, el crudo Texas, el Brent y la cesta de la OPEP han encadenado máximos históricos, alcanzando durante la semana 116,69, 113,92 y 107,63 dólares/barril, respectivamente.

Las reservas de crudo almacenadas en la pasada semana en EEUU bajaron en 2,3 millones de barriles, cuando los expertos preveían un millón, un 6% inferior a las que había hace un año.

Las existencias de gasolina también mermaron en 5,5 millones de barriles, más del doble de lo esperado, lo que impulsó al combustible a récord en el mercado mayorista y en la venta al público.

La incertidumbre sobre la evolución de la economía mundial ante la posibilidad de una recesión en EEUU hace que los inversores se refugien en materias primas (petróleo, oro y algunos alimentos), sin que se vislumbre un aumento de la producción que aliviaría a los consumidores.

Estados Unidos volvió a dar señales negativas, al conocerse que mientras la inflación subió en marzo un 0,3% -debido sobre todo al incremento del precio de los alimentos y la energía-, la construcción de casas (-11,9%) y los salarios reales cayeron el mes pasado (-1%).

Estas alteraciones, que coinciden con un repunte de la inflación alimentaria a nivel global, llegan en momentos difíciles para la economía estadounidense, que afronta el fantasma de una recesión.

La Reserva Federal estadounidense afirmó en su "libro beige" que la economía se ha deteriorado en el último mes, con un panorama que se caracteriza por un mercado laboral debilitado, desaceleración en la demanda de créditos y un sector inmobiliario que no levanta cabeza.

Las hipotecas de alto riesgo (subprime) influyeron notablemente para que el grupo financiero estadounidense Citibank anunciase unas pérdidas netas de 5.100 millones de dólares en el primer trimestre de 2008.

En Europa las cosas tampoco pintan bien. La inflación subió un 1% en marzo en la eurozona, y dejó la interanual en el 3,6%. En el conjunto de la UE aumentó un 0,8%, hasta el 3,8% interanual, con los carburantes y los alimentos como estrellas de la alzas.

Al conocerse estos datos, el euro trepó a récord al cambiarse a 1,5984 dólares en el mercado de divisas de Fráncfort.

El Banco Central Europeo (BCE) mostró su preocupación por este nivel de la moneda única y subrayó que existe "una fuerte presión al alza a corto plazo sobre la inflación".

En el boletín de abril, el BCE dijo que "el área euro se encuentra en un prolongado periodo de elevadas tasas de inflación anual" por el incremento de los precios de la energía y de los alimentos.

En la Asamblea de Primavera del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) del pasado fin de semana, los líderes mundiales debatieron, preocupados, sobre la escalada del precio de los alimentos, algunos tan básicos como el trigo y el maíz.

Robert Zoellick, presidente del BM, indicó que este aumento desmesurado de los precios (48% desde finales del 2006), achacado al "boom" de los biocombustibles, "puede agravar la pobreza de 100 millones de personas".

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, culpó de esta crisis alimentaria en la XXX Conferencia Regional (Latinoamericana) de la FAO a los países más ricos, que, a su juicio, "distorsionan" el comercio mundial e "impiden" el desarrollo de los más pobres, pero defendió la producción de biocombustibles.

Unas declaraciones de un funcionario estatal brasileño desataron la euforia en los mercados al afirmar que se había hallado en aguas de su país uno de los mayores yacimientos de crudo del mundo, con 33.000 millones de barriles de contenido.

Sin embargo, la estatal brasileña Petrobas, asociada en el campo "Carioca" con la hispano-argentina Repsol YPF (25%) y la británica GB (30%) rebajó el tono y su presidente, Sergio Gabrielli, afirmó que "no está en condiciones" aún de confirmar el volumen del enorme yacimiento.