Público
Público

Porsche despide a su primer ejecutivo con 50 millones

La destitución supone un paso decisivo para la fusión de la compañía con Volkswagen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La industria automotriz alemana ha dado un importante paso hacia su consolidación con la victoria de Volkswagen (VW) sobre Porsche en el pulso que ambas compañías mantienen desde hace meses por hacerse con el control de la otra. Tras una maratoniana sesión en Weissach, cerca de Stuttgart, el Consejo de Vigilancia de Porsche decidió este jueves destituir con efecto inmediato a su consejero delegado, Wendelin Wiedeking, y a su director financiero, Holger Härter, allanando así el camino a la adquisición gradual de la prestigiosa marca de modelos deportivos, altamente endeudada, por parte de VW, el mayor fabricante europeo de automóviles.

Wiedeking recibirá un generoso consuelo por los servicios prestados. El ejecutivo mejor pagado de Alemania, que estaba al frente de Porsche desde 1993 y tenía contrato hasta 2012, cobrará una indemnización de 50 millones de euros y será reemplazado por el actual director de producción, Michael Macht. La mitad de esta compensación se destinará a la creación de una 'fundación social' de apoyo al personal de las fábricas de Porsche, cuya supervivencia queda garantizada en el nuevo 'grupo automotor integrado', según el organismo de control de la empresa. Por su parte, el director financiero recibirá una indemnización de 12,5 millones de euros.

Las indemnizaciones y bonificaciones a ejecutivos que abandonan sus empresas tras una gestión fracasada es un tema sensible para la opinión pública alemana. El sindicato metalúrgico IG Metall, que reclamó la participación de los trabajadores en la conformación del nuevo accionariado de VW/Porsche, indicó que en las conversaciones previas a la destitución de Wiedeking se barajó una compensación de hasta 260 millones de euros. Según el jefe de IG Metall, Berthold Huber, la cifra se redujo finalmente a 50 millones de euros gracias a la intervención sindical en las negociaciones.

Tras el relevo en Porsche, el Consejo de Vigilancia de VW aprobó la integración paulatina de Porsche en su estructura. Volkswagen aclaró que la independencia de la marca absorbida quedará intacta. Sin embargo, aún no está claro si la nueva unidad de negocio funcionará bajo el mismo régimen que otras marcas del grupo VW, como Seat, Audi, Bentley, Bugatti o Scania.

El pasivo de Porsche será aliviado con una ampliación de capital de 5.000 millones de euros (cerca de la mitad de la deuda adquirida al elevar su participación en VW al 50,76%) y el ingreso del emirato árabe de Qatar como accionista con el aporte de otros 5.000 millones de euros, según informó ayer el consejo.