Publicado: 08.12.2014 08:49 |Actualizado: 08.12.2014 08:49

PP: freno a la igualdad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Mariano Rajoy vende el aumento del 8,6% en los presupuestos de Igualdad y Violencia de Género para 2015 como una de sus bazas electorales, pero mientras con una mano da dinero a ambas iniciativas —insuficiente, en cualquier caso, según las asociaciones feministas y la oposición—, con la otra frena propuestas que, en la práctica, permitirían un mejor acceso de las mujeres a la vida laboral y el fomento de la implicación masculina en el cuidado de los hijos.

Hace tan sólo unos días que el Grupo Parlamentario Popular volvió a usar el rodillo de su mayoría parlamentaria para vetar una moción en la que CiU solicitaba ampliar de dos a cuatro semanas los permisos de paternidad, "especialmente para casos de bebés prematuros o enfermos". "El Congreso insta al Gobierno a garantizar la entrada en vigor el 1 de enero de 2015 de la Ley de ampliación de duración del permiso de paternidad [...] y en todo caso en los supuestos de prematuridad o enfermedad que requiera hospitalización", reza el documento de la moción. ¿El objetivo? "Que las dos semanas de nueva aplicación del permiso sean un instrumento al servicio de la conciliación y de la corresponsabilidad", continúa el texto, apoyado por el resto de grupos de la oposición. ¿El resultado de la votación? 148 votos a favor; 182 (del PP), en contra; 0 abstenciones.

"El Gobierno torpedea una vez más un avance en Igualdad", resumió entonces la diputada y portavoz de Igualdad de CiU en el Congreso, Lourdes Ciuró. Su propuesta, además, era sólo el primer paso hacia el objetivo real: "La plena equiparación de los permisos de forma progresiva para ambos progenitores", que, para la nacionalista "sería una herramienta óptima para fomentar la corresponsabilidad, la igualdad de oportunidades en el empleo entre hombres y mujeres y, a la vez, adoptar medidas en favor de la natalidad", defendió.

CiU: "El Gobierno torpedea los avances en igualdad"Es decir, se trata de la misma propuesta que desde su nacimiento lleva poniendo encima de la mesa del Congreso la Plataforma por los Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA), que cada año se manifiesta ante la Cámara baja para reclamar la igualdad de los permisos. Además, la organización presentó una proposición de ley con una reforma progresiva que pretende alcanzar permisos que fomenten de manera real y efectiva la corresponsabilidad en el cuidado de los niños, pero el texto, a día de hoy, continúa paralizado.

Hasta el momento, las mujeres disfrutan de 16 semanas de baja maternal mientras que los nuevos padres sólo disponen de 15 días.  Así lo estableció la Ley de Igualdad aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2007, que también instaba a mejorar la prestación masculina en los siete años siguientes, al menos, hasta alcanzar los 30 días. La Ley 9/2009 de ampliación de la duración del permiso de paternidad en los casos de nacimiento, adopción o acogida que reclamaba CiU iba a entrar en vigor ya a principios de 2011, pero, en plena crisis, tanto el Ejecutivo socialista como el actual de Mariano Rajoy dejaron esta reforma fuera de los Presupuestos Generales del Estado.

Según la PPiiNA, para conseguir la igualdad real y efectiva es imprescindible que ambos miembros de la pareja tengan la misma cantidad de tiempo de prestación obligatoria y que los permisos no sean transferibles entre progenitores para que no pueda existir ningún tipo de discriminación a la hora de contratar a un trabajador o una trabajadora.

PPiiNA: "Lo que se necesita para la equiparación de los permisos por nacimiento y adopción es el compromiso político firme con la corresponsabilidad"

Hasta la portavoz de Igualdad del PP en el Congreso, Marta González, reconoció, en el pleno de la Cámara baja donde se debatió la moción de CiU, que dicha medida es "absolutamente imprescindible para avanzar de manera categórica en materia de igualdad" tanto en términos de empleo como de corresponsabilidad. "Todos los grupos parlamentarios queremos y trabajamos para la construcción de una sociedad en la que ninguna persona tenga que elegir entre un empleo y la maternidad o paternidad", mitineó. Sin embargo, su grupo al completo rechazó la "imprescindible" medida alegando motivos económicos: "Reafirmamos nuestro compromiso con este objetivo: la ampliación a cuatro semanas del permiso de paternidad cuando la situación económica lo permita", concluyó.

Una "excusa" ­que, según ha justificado la PPiiNA­, "no se sostiene". De hecho, la organización ha demostrado que la reforma "no sólo es viable, sino que es más urgente, precisamente, debido a la crisis". Según el informe Las cuentas claras, de la economista y miembro de la plataforma Carmen Castro [ver pdf, aquí], el coste total de la equiparación de permisos sería de apenas unos 2.000 millones de euros. ¿Conclusión? "Lo que se necesita para la equiparación de los permisos por nacimiento y adopción es el compromiso político firme con la corresponsabilidad y la igualdad de género", señala la autora del documento.

"Es un error disfrazar la falta de voluntad política de falta de disponibilidad económica", consideró también Ciuró, que denunció que el PP ha convertido la Comisión de Igualdad del Congreso "en la cenicienta de las comisiones", concluyó la nacionalista, que instó a Rajoy a no recurrir a "excusas peregrinas" y a comprometerse, de una vez por todas, con la igualdad entre hombres y mujeres. Pero todo apunta a que, de momento, el 1 de enero de 2015 la ley de ampliación de los permisos seguirá, como hasta ahora, escondida en un cajón.