Público
Público

La prima se relaja ante la posible compra de deuda por el BCE

El diferencial entre el bono español y el alemán cierra en 493 puntos, mientras que el Ibex sube un 0,08% a la espera del anuncio de los planes del Banco Central

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La prima de riesgo española, el diferencial entre el bono nacional a diez años y el alemán del mismo plazo, ha cerrado hoy por debajo de 500 puntos básicos, en 493, nivel en el que no se situaba desde el pasado 23 de agosto.

La caída registrada por la prima de riesgo se produce un día antes de que la reunión del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) en la podría anunciar si mantiene los tipos de interés y si pone en marcha un programa de compra de deuda de los países con problemas de financiación, como ha adelantado Bloomberg.

Al cierre de la sesión, el rendimiento del bono nacional a diez años se reducía hasta el 6,409 %, desde el 6,570 % en el que acabó ayer, en tanto que su homólogo alemán lo ha hecho en el 1,479 %.

Ibex ha subido un leve 0,08% al cierre de mercado, también a la espera de la reunión del BCE, que se antoja decisiva y en la que el mercado ya especula con que se tomen medidas para comprar deuda soberana a corto plazo de forma ilimitada. El ascenso sólo le ha servido para mantener por cuarta jornada consecutiva la tendencia alcista, si bien los 7.500 puntos se le han resistido al selectivo, que ha marcado 7.494 enteros.

La gran banca y Repsol (+0,2%) se decantaron por leves ganancias, con Santander repuntando un 0,32% y BBVA, un 0,15%. Inditex amplió su avance al 1,94%, el mismo día en el que Zara estrenaba en China su tienda online. Telefónica cedió un 0,14%. La mayor subida se la anotó Sacyr, que ganó un 7,45%, seguido de OHL (+3,25%) y Acciona (+2,32%). Mientras, las pérdidas estuvieron lideradas por ACS (-3,18%) y FCC (-2,62%). El Ibex intentó así seguir la pauta marcada en Francfort, que se erigió como la plaza del Viejo Continente que más se revalorizó, con una subida cercana al 0,5%. París sumó un 0,2% y Londres se adentró en pérdidas (-0,25%).

Los rumores extendidos entre los inversores también animaron la cotización del euro frente al dólar, pues la moneda única se intercambiaba a 1,2608 billetes verdes al cierre de mercado.