Público
Público

Se reanudan los disturbios en Roquetas tras la muerte del senegalés apuñalado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los disturbios generados en Roquetas de Mar (Almería) tras la muerte a puñaladas hace 24 horas de un senegalés de 28 años, se han reanudado pasadas las 21.30 horas del domingo, cuando un grupo de subsaharianos ha tratado de apedrear una ambulancia.

La subdelegación del Gobierno informó a Efe de que, tras una tarde de aparente calma, un vecino que caminaba por la barriada de las '200 Viviendas' se ha asustado al pasar junto a diversos grupos de subsaharianos, por lo que ha acelerado el paso, se ha caído accidentalmente y ha precisado de atención sanitaria.

La ambulancia que se ha trasladado al lugar para auxiliar al hombre, ha sido recibida por numerosos subsaharianos que han tratado de atacar al personal sanitario a pedradas y botellazos, en una réplica de lo que hicieron durante la madrugada de ayer con las fuerzas de seguridad y los bomberos.

Numerosas patrullas de Seguridad Ciudadana han tratado de restablecer el orden, en unos altercados que, según fuentes policiales, han ocasionado lesiones a algún agente, si bien la cifra exacta está por el momento pendiente de confirmación.

Nuevamente, según ha podido comprobar Efe, se han levantado numerosas barricadas de contenedores ardiendo en una amplia zona situada en torno a la plaza de Andalucía, plagada esta madrugada de cristales rotos que evidenciaban los enfrentamientos que se han registrado en las últimas horas.

Además, se han vuelto a arrojar piedras y cristales, como han podido comprobar los propios profesionales de la prensa, a los que han lanzado una botella de cristal desde el balcón de una vivienda.

Con la iluminación pública del barrio totalmente apagada, y mientras un helicóptero del instituto armado sobrevolaba el lugar, las patrullas han ido dispersando a los pequeños grupos que se han formado, con la orden de intervenir de inmediato ante cualquier incidente.

De hecho, a la una de la madrugada, los agentes han tenido que desplegarse en la misma plaza, al formarse una amplia aglomeración de subsaharianos de la que provenían los gritos desgarrados de un hombre que, finalmente, según han apuntado las fuentes policiales y los propios compañeros de éste, ha sufrido simplemente un ataque de ansiedad por el que se ha requerido la presencia de una ambulancia.

Mientras todo esto ocurría, seis subsaharianos que permanecían expectantes en la plaza de Andalucía, muy próxima al lugar en el que murió el ciudadano senegalés, han justificado ante los periodistas su decisión de "echarse a la calle" en su deseo de que se haga Justicia con su compañero muerto, "porque sin Justicia, otro gitano matará a otro moreno y, otra vez, no pasará nada".

Aunque tras el incidente con el que se han reanudado los disturbios, la situación parecía haberse tranquilizado, las fuerzas del orden, que alertaban de la peligrosidad de la zona a las personas que accedían a ella, permanecen en el barrio esta madrugada.