Público
Público

El Rey belga nombra a Martens para una búsqueda "eficaz" del sustituto de Van Rompuy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El rey de los belgas, Alberto II, ha elegido al antiguo primer ministro Wilfried Martens como mediador para encontrar de manera "rápida y eficaz" un nuevo jefe del Gobierno belga, tras anunciar Herman Van Rompuy su marcha a la presidencia de la Unión Europea (UE).

Martens, de 73 años, actual presidente del Partido Popular Europeo, ya recibió del Rey hace casi un año la tarea de "explorar" las posibilidades para formar un nuevo Gobierno tras la dimisión del Ejecutivo de Yves Leterme.

Un comunicado emitido por el Palacio Real señala que Martens ha sido designado para "acompañar una transición rápida y eficaz", una misión que "comprende, en particular, la definición de un procedimiento para la negociación de problemas institucionales".

La prensa belga destaca hoy lo "extraño" de la situación, dado que "no hay crisis política" y que el actual primer ministro "está todavía en funciones".

"No hay crisis gubernamental. El Gobierno actual todavía está en perfecto estado para funcionar", indica la agencia Belga.

Martens fue convocado en el palacio de Laeken anoche, aunque hoy el diario flamenco Het Laatste Nieuws afirma que la petición para que asistiese a esa audiencia la recibió ya el jueves por la noche, nada más ser elegido Van Rompuy como primer presidente estable de la UE por los líderes de los Veintisiete.

Según ese periódico, ese dato significa que el partido de Van Rompuy, el democristiano flamenco CD&V, "ya había previsto un guión con la intervención de Wilfried Martens", lo que demuestra que "no hay mucha confianza en Yves Leterme".

Leterme, antecesor en el puesto y correligionario de Van Rompuy, y actual ministro de Exteriores, parece tener su vuelta asegurada a pesar de que no cuenta con la simpatía de los partidos francófonos, y del peso que supone entre los belgas la pérdida de un hombre que logró traer la calma y la normalidad a un país en permanente crisis política.

El diario "Le Soir" destaca que la verdadera labor de Martens será "cuadrar" a Leterme, quien aún "deberá esperar un poco, el tiempo que tarde en aprender el 'método Van Rompuy", comenta, en referencia a la capacidad del primer ministro saliente de llevar a cabo con "modestia" negociaciones en las que "no había vencidos".

Recuerda que los otros cuatro partidos de la coalición de Gobierno reconocen al CD&D -vencedor en las últimas elecciones generales- el derecho a designar al nuevo jefe del Ejecutivo, pero agrega que la formación democristiana es, a su vez, consciente del "peligro" que supone dejar marchar a Van Rompuy y de que Leterme le suceda "sin red de seguridad".

Incluso, sugiere que entre las tareas de Martens puede estar la de sondear a los partidos para ver si están dispuestos a aceptar una "solución negociada" a la polémica escisión del distrito electoral bilingüe de Bruselas-Halle-Vilvoorde (BHV), "antes de que Leterme aterrice".

Para la prensa francófona, el máximo desafío de Leterme es enfrentarse a la "falta de entusiasmo" que suscita la posible vuelta al poder de un hombre que intentó tirar la toalla dos veces durante la larga y complicada formación de su gobierno, y que ya al frente del Ejecutivo intentó dimitir dos veces al no lograr consenso entre flamencos y valones.

Finalmente, dejó el poder en diciembre pasado, acusado de intentar influir en una sentencia sobre la nacionalización del banco Fortis.