Público
Público

Rubalcaba aboga por el pacto en pensiones y energía

Valeriano Gómez anuncia que la semana que viene se reunirá con sindicatos y patronal. El nuevo ministro ha empezado ya la ronda con dirigentes sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un auditorio de empresarios descontentos con el Gobierno no es precisamente el público deseado para estrenarse como vicepresidente primero del Gobierno. Pero esa fue ayer la prueba que tuvo que pasar Alfredo Pérez Rubalcaba al participar en el XIII Congreso del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), que agrupa a un centenar de compañías, entre ellas grandes corporaciones como Ferrovial, Acciona, Barceló o Mango. Pérez Rubalcaba aceptó bajar a la arena de las reivindicaciones que le hicieron los empresarios y se ofreció a intentar un acuerdo con la oposición en algunas de las grandes reformas pendientes, como el sistema de pensiones, y un 'pacto de Estado' en energía.

'Dos no pactan si uno no quiere', dijo el nuevo vicepresidente, ministro de Interior y portavoz del Ejecutivo, dejando así la pelota en el tejado del PP. Sin embargo, inmediatamente, abrió la mano: 'Por el Gobierno no va a faltar' y 'estamos dispuestos a ser muy flexibles'. 'Austeridad, reformas y cohesión social' van a ser la ecuación contra la crisis.

Minutos antes, el presidente saliente del IEF, Simón Pedro Barceló (al que ayer sucedió el presidente de Mango, Isak Andic) pedía al vicepresidente un acuerdo político en pensiones. Barceló fue muy crítico al señalar que la falta de pacto en la reforma laboral ha sido una 'oportunidad perdida' y al cuestionar la tardanza en aprobarla. También reclamó un mayor ajuste del gasto en las administraciones públicas para reducir el déficit, de tal manera que así no haya que subir impuestos, que es lo que temen los empresarios. Sobre el pacto en pensiones, Rubalcaba respondió con un 'ojalá lo haya y se pueda regular como proyecto de ley', aunque matizó que 'las posibilidades de acuerdo son las que son'.

El vicepresidente llama a un acuerdo en pensiones, energía y convenios 

En el desarrollo de la reforma laboral, el vicepresidente cree que tiene que ser 'urgente', y dejó claro que ahora toca actuar a los agentes sociales. Para ello, reclamó a los empresarios un acuerdo con los sindicatos sobre la negociación colectiva (las bases para negociar los convenios), que, a su juicio, sería la 'llave' para 'solucionar' los problemas de rigidez laboral de la que se quejan las empresas. 'Siéntense' a hablar, les conminó, que 'el Gobierno está mirando'. Y les recordó que tienen hasta marzo para llegar a un acuerdo. Asimismo, pidió a los empresarios que 'transmitan confianza' sobre la economía española.

Respecto a las cuentas públicas, Rubalcaba anunció que la ejecución presupuestaria de 2010 permite avanzar que 'vamos a cumplir taxativamente' el objetivo de cerrar 2011 con un déficit del 9,3%. Los 450 empresarios familiares presentes en el congreso no debieron quedar muy conformes con el optimismo de Rubalcaba. Después de la intervención del nuevo vicepresidente, se realizó una encuesta informal entre los asistentes según la cual juzgan aún más negativamente que el año pasado la situación económica, que está en un 'punto crítico': ponen una nota del 2,7 (en una escala de 0 a 9), la más baja en cuatro años. Sin embargo, la valoración política sube ligeramente por los cambios en el Gobierno, aunque sigue muy baja: llega al 1,7 frente al 1,2 del año pasado.

El presidente de Mango pide que los nuevos funcionarios se puedan despedir  

Precisamente, el flamante presidente del IEF, Isak Andic, famoso por su renuencia a comparecer ante los medios, dio ayer su primera rueda de prensa y señaló que 'el cambio de Gobierno nos da confianza' y lo valoró como 'positivo'. Además, lanzó una propuesta que supondría un cambio drástico para que los nuevos empleados de las administraciones públicas tengan una parte de 'remuneración variable', y que su 'estabilidad' en el empleo sea 'similar a la de la empresa privada', es decir que se puedan despedir.

Por otra parte, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, aseguró ayer que mantendrá los primeros contactos con las organizaciones sindicales y los empresarios la próxima semana, tras la fiesta de Todos los Santos del lunes. El encuentro se producirá la próxima semana debido a que Gómez está en plena remodelación del ministerio. En este sentido, Gómez dijo que el próximo viernes el Consejo de Ministros nombrará al secretario de Estado de Empleo. Entre los temas que tratará con los interlocutores sociales destacan la reforma laboral en vigor, la próxima reforma de pensiones y la negociación colectiva.

A la espera de los contactos formales con sindicatos y patronales, Gómez ha empezado ya a reunirse con dirigentes de las organizaciones sociales. Ayer le tocó el turno al presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández.

La ministra de Economía, Elena Salgado, aseguró ayer en Shanghai (China) que el nuevo equipo de Gobierno seguirá concentrado, pese a los cambios en algunas carteras, en el objetivo de combatir la crisis. 'Yo he trabajado muy bien con los ministros que estaban en el Gobierno y voy a trabajar muy bien con los ministros que en este momento están', dijo Salgado, que añadió que el Ejecutivo trabaja 'de manera conjunta, no en singularidades', y los ministros están 'decididos a superar la crisis'. La renovación del Gobierno es 'una expresión de voluntad, de iniciativa, de esfuerzo, de entusiasmo', según Salgado, que dijo que la política económica 'va a seguir siendo la misma' y es 'la única que en este momento nos va a permitir superar la crisis'. La ministra visitó la Expo de Shanghai, donde hizo entrega simbólica del famoso muñeco gigante ‘Miguelín', regalado por España a las autoridades chinas. Tras asistir al encuentro de ministros de finanzas del G-20 del pasado fin de semana en Corea del Sur, Salgado destacó la importancia de que España participe en la reforma del sistema financiero mundial para lograr un 'crecimiento sostenible'.