Público
Público

Segovia muestra la herencia del pasado en la VIII Jornada Europea de Cultura Judía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciudad de Segovia muestra durante todo este fin de semana los vestigios que conserva de su pasado en la VIII Jornada Europea de la Cultura Judía, en la que 322 ciudades de 26 países se unen para dar a conocer el legado de este pueblo repartido por todo el mundo.

Las actividades en España están coordinadas por la Red de Juderías "Caminos de Sefarad", integrada por Avila, Barcelona, Cáceres, Córdoba, Girona, Hervás, Jaén, León, Oviedo, Palma, Ribadavia, Toledo, Tortosa y Tudela; que a lo largo de la jornada de hoy han desarrollado cerca de un centenar de actividades que combinan la gastronomía, la música y la divulgación cultural.

En Segovia, la Empresa Municipal de Turismo ha organizado durante todo el día visitas guiadas al barrio de la Judería en la que se conservan algunos importantes restos de la aljama hebrea de Segovia; y en la que se espera una participación próxima a las 4.000 personas, según han informado a EFE fuentes municipales.

Las actividades comenzaron en la tarde de ayer sábado con la inauguración de una exposición de pintura de la artista de origen judío Vera Hachuel, que podrá verse en el Centro de Interpretación de la Judería hasta el próximo día 30 de septiembre.

Esta tarde, el músico Eduardo Paniagua ofrece un concierto de música sefardí, en el que bajo el título de "Sefarad en Al Andalus" repasa la tradición musical procedente de los judíos que vivieron en el sur de España.

En esta Jornada Europea la gastronomía tiene un especial protagonismo con la implicación de una decena de restaurantes segovianos que han ofrecido menús y tapas inspiradas en la tradición sefardí a sus clientes durante toda la jornada.

Las primeras referencias al asentamiento de la población judía en Segovia están fechadas en el siglo XIII, según las referencias históricas existentes en los archivos municipales de la capital, aunque dos siglos más tarde la aljama, originariamente radicada en la Almuzara, San Andrés y San Miguel se repartió por toda la ciudad.

En 1481, once años antes de su expulsión, los judíos segovianos fueron obligados a vivir en la llamada judería, sin sufrir las persecuciones a las que fueron sometidos en otros sitios.

La importancia de la aljama segoviana hizo que contara hasta con cinco sinagogas, aunque actualmente sólo se conserva la Sinagoga Mayor, que hoy es capilla de una comunidad de monjas franciscanas y cuyas yeserías originales se perdieron en un incendio ocurrido en 1899, aunque fueron recientemente restauradas por el Ayuntamiento de Segovia.