Público
Público

Los sirios acuden a votar la reforma constitucional en medio de la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los sirios acudieron hoy a las urnas para votar en un referéndum sobre una reforma constitucional que abrirá el país al pluripartidismo, en una cita boicoteada por la oposición y que se celebra en medio del diario baño de sangre que vive el país.

El Ministerio sirio del Interior informó de que 11.185 centros de votación abrieron sus puertas a las 07.00 hora local (05.00 GMT) y tienen previsto cerrarlas a las 19.00 (17.00 GMT), aunque la clausura podría retrasarse hasta las 22.00 (20.00 GMT) si hay una gran afluencia de votantes.

Cerca de 14,4 millones de sirios mayores de 18 años están llamados a participar para votar "Sí" o "No" a las enmiendas constitucionales, presentadas por el régimen como fruto del proceso de reformas emprendido por el presidente Bachar al Asad.

Las autoridades han abierto mesas electorales dentro incluso de los edificios gubernamentales para que participen los funcionarios, así como en lugares como aeropuertos y puestos fronterizos.

El propio Al Asad acudió junto a su mujer, Asma, a depositar su papeleta en la sede de la televisión estatal, cerca de la plaza de los Omeyas, donde una multitud lo recibió con cánticos y eslóganes de apoyo.

Según dijeron a Efe fuentes oficiales, los resultados podrían ser anunciados mañana, lunes.

La nueva Carta Magna incluye como principal cambio la supresión del artículo 8, que estipula que el gobernante partido Baaz, en el poder desde 1963, es "el líder del estado y la sociedad".

Con el nuevo texto, redactado por una comisión constitucional de 29 miembros, otros partidos tendrán el derecho a designar a sus candidatos para la Presidencia, que queda limitada a un máximo de dos mandatos de siete años cada uno.

Esta enmienda entrará en vigor a partir de las próximas presidenciales, previstas para 2014, lo que permite que Al Asad -que ya lleva 12 años al frente del país tras tres décadas de gobierno de su padre Hafez- pueda seguir en el cargo durante 16 años más, hasta 2028.

La comisión constitucional mantuvo también el artículo que estipula que el presidente, que conserva amplias prerrogativas, debe de tener al menos 40 años y ser musulmán, lo que ha puesto en pie de guerra tanto a la importante comunidad cristiana como a los musulmanes laicos.

Miles de personas se congregaron en una de las principales plazas de Damasco con banderas sirias y fotos del presidente para saludar la convocatoria del plebiscito.

"He venido para decir 'sí' a las reformas que el presidente Al Asad está llevando a cabo. Creo que el borrador de constitución es único, moderno y un ejemplo que deberían seguir los países de Oriente Medio", aseguró a Efe Amar, un ingeniero de 29 años.

"Hoy es una celebración nacional. Todo el mundo debería ver lo que está haciendo el presidente. Es el único entre los líderes árabes que se preocupa por su pueblo", añadió Samira, otra joven rodeada por sus amigas que vociferaban su lealtad a Al Asad.

El referéndum llega dos días después de que la conferencia de los llamados Amigos de Siria reuniese en Túnez a representantes de 70 países, que condenaron al régimen pero no adoptaron ninguna medida concreta.

El Frente Nacional Progresista, una coalición de diez partidos encabezada por el Baaz, reclamó a sus miembros el voto afirmativo en el referéndum, al igual que otras formaciones de reciente creación.

Mientras, la oposición interna tolerada por el régimen ha considerado que ahora no se dan las circunstancias para participar en el plebiscito.

Hasan Abdulazim, coordinador del Consejo de Coordinación Nacional (CCN), que agrupa a una decena de grupos socialistas, marxistas, liberales y kurdos, señaló en un comunicado que su bloque no participará en el referéndum, ya que antes hay que acabar con el derramamiento de sangre.

"La prioridad es ahora poner fin a la violencia, antes que una constitución redactada por las autoridades", dijo Abdulazim, quien instó al gobierno a devolver al ejército a los cuarteles y a liberar a todos los detenidos antes de organizar un plebiscito.

La celebración del referéndum no impidió que, un día más, la violencia se cobrase decenas de víctimas en diferentes puntos del país, principalmente en la ciudad central de Homs, según los grupos de oposición.

De acuerdo a la red Comités de Coordinación Local, al menos 29 personas murieron en todo el país: 17 de ellas perdieron la vida en Homs, ocho los hicieron en Halfaya (provincia de Hama), y otro más, respectivamente en Maaret Numan (provincia de Idleb), Elma, Om Walad y Nawa (provincia de Deraa).

Mientras, la agencia oficial Sana informó de las exequias por la muerte de siete militares de las Fuerzas Armadas sirias en Homs, Deraa y Rif Damasco, asesinados por "grupos terroristas armados".