Público
Público

Los socios de Samaras se oponen a los recortes de la troika

El Gobierno griego, dividido por la reforma del mercado laboral que piden los hombres de negro y la exigencia de nuevos despidos de funcionarios. Un responsable del FMI sugiere que Grecia necesitará un tercer rescate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pasado fin de semana dejó entrever que las negociaciones para cerrar el plan de recortes de 11.600 millones que debe aplicar el Gobierno griego para cumplir con las exigencias del rescate no iba a ser una tarea fácil. Ahora ya es oficial. El Ejecutivo del conservador Antonis Samaras se encuentra dividido en torno a las medidas que los enviados de la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea) están exigiendo.

En concreto, lo que se refiere a nuevos recortes en el ámbito del mercado laboral (ampliar a seis días las jornadas laborables) y los despidos de más funcionarios. Ya el miércoles, la prensa griega informaba de que los hombres de negro no estaban de acuerdo con la mitad del plan que había presentado como borrador Samaras. Su viaje a Fráncfort para entrevistarse con Draghi tampoco desatascó la situación.

Según informa el diario Ekathimerinila reunión que mantuvieron ayer a última hora acabó sin conclusiones. El encuentro lo mantuvieron el propio Samaras y los líderes de la Izquierda Democrática, Fotis Kouvelis, y Pasok, Evangelos Venizelos. 'No se puede imponer este tipo de medidas a una sociedad que se está desintegrando', dijo Kouvelis a la salida de las negociaciones. 'No se puede aceptar de ninguna manera la exigencia de la troika', añadió.

'Para nososotros no hay discusión posible sobre llevar a cabo nuvos despidos de funcionarios', añadió Venizelos en una nota, en la que además reflexionó sobre por qué GRecia iba a aplicar unas normas laborales que no están vigentes en ningún otro país europeo. 'No puede haber otros cambios que vayan más allá del cuadro europeo. Todo lo que es válido en el resto de Europa debe serlo también en Grecia. Somos un miembro de la Unión Europea, no solo un socio de la Eurozona', dijo.

El ministro de Finanzas, Yannis Stournaras, que se reunirá este jueves en Atenas con su homólogo francés, Pierre Moscovici, esperaba llevar el nuevo plan al próximo Eurogrupo. Moscovici, en declaraciones al mismo diario, aseguró que Francia haría todo lo necesario para que Grecia siguiera en el Euro.

Pase lo que pase, puede que las malas noticias no hayan terminado para los griegos. Esta mañana, Thanos Catsambas, uno de los directores ejecutivos del FMI aseguró que Grecia necesitaría un tercer rescate. 'Grecia va a necesitar más financiación, lo que significará que deberá pedir nuevos préstamos, esperemos que con términos más favorables', dijo en una entrevista.

Sin embargo, Gerry Rice, portavoz de la institución, quiso calmar un poco los ánimos asegurando que 'por el momento estamos hablando de cómo encauzar el programa actual'.

Ya en julio, la agencia Reuters publicó varias informaciones en las que personalidades del FMI se temían que Grecia no sería capaz de hacer frente a las deudas si no se reestructuraba el montante total.