Público
Público

El supermercado de las tres 'W'

Internet ha facilitado el tráfico y la venta a pequeña escala de estupefacientes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si se teclea 'vendo cocaína' en un buscador de Internet, la red devolverá las direcciones de nada menos que 514.000 páginas webs. De ellas, más de 83.000 son españolas. A poco que se navegue por alguna de ellas, en pocos minutos uno se encontrará dentro de foros y chats donde los mensajes son directos: 'Hola, soy de Antioquia(Colombia) y vendo cocaína a contrareembolso desde España'. 'Vendo cocaína pura traída desde Bolivia y paises aledaños, con 95% de pureza. Garantizamos el envío y su llegada a España'.

Internet se ha convertido, de hecho, en un gran supermercado de drogas en el que no sólo se puede adquirir una dosis sin tener que salir de casa, sino también agilizar el tráfico a gran escala, conseguir los componentes necesarios para elaborar sustancias de diseño o, simplemente, comprar los útiles para ocultarla y burlar los controles fronterizos.

Por todo ello, Policía y Guardia Civil no tienen dudas al señalar a Internet como 'el gran facilitador' en los últimos años del tráfico de estupefacientes. De hecho, es rara la gran red de narcotráfico que ahora no tiene, junto a abogados, economistas, pilotos y químicos, un experto informático en sus filas.

Un ejemplo de ese uso de Internet por parte de los carteles de la droga es la organización desarticulada por la Guardia Civil en julio de 2007 en la Operación Tarima. La banda había creado una empresa ficticia de exportación de maderas y muebles que ofrecía sus productos en la red a muy buen precio. No les faltaron inocentes clientes que le hicieron encargos y que desconocían que entre la mercancía que adquirían, los traficantes introducían tablones con cocaína oculta en ellos. Antes de que llegaran los pedidos a los compradores, la banda se encargaba de sacarla. Cuando detuvieron a los 12 integrantes, la Guardia Civil se incautó de 250 kilos de cocaína.

Las farmacias on line son otro de los puntos negros de Internet. A través de estos establecimientos virtuales, donde no se exige receta médica, se dispensan cada año grandes cantidades de productos como la pseudofredrina, un precursor imprescindible para la elaboración de la metaanfetamina, una droga de diseño popularmente conocida como éxtasis. No es la única. En 2006, 34 de estas farmacias on line dispensaron 98 millones de dosis de medicamentos que contenían hidrocodona, un opiacio muy adictivo popularizado en los últimos años por ser lo que toma el televisivo Doctor House.

Las Fuerzas de Seguridad denuncian también que la red permite adquirir el material necesario para montar en casa una plantación de cannabis, además de ofrecer toda la información necesaria para cruzar plantas y emplear fertilizantes con los que conseguir mejores cosechas. Incluso, alertan de que internet se ha convertido en una enorme fuerte de información para saber cómo disponer dobles fondos en vehículos y en equipajes. De hecho, no es difícil encontrar consejos sobre cómo adosarla al cuerpo o ingerirla para burlar los controles policiales.

Existen, incluso, páginas en las que se ponen a la venta todo tipo de objetos con dobles fondos. Se ofertan como lugares donde ocultar joyas y dinero, pero precisamente son accesibles desde foros relacionados directamente con las drogas.