Público
Público

El Toro de la Vega es una "vergüenza humana"

La Justicia le quita la razón al Ayuntamiento vallisoletano, que había acusado de injurias a una asociación antitaurina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Toro de la Vega es una vergüenza humana. Sin comillas. Cualquiera puede decirlo en voz alta sin temor a ser denunciado por un delito de injurias, visto el auto de la Audiencia Provincial de Valladolid, que ha terminado dando la razón a los responsables del cartel que surcó los cielos de la comarca de la Tierra del Vino con la leyenda Tordesillas vergüenza humana.

El ayuntamiento vallisoletano consideró entonces que aquello suponía una ofensa y denunció a Actyma, la Asociación contra la tortura y el maltrato animal. La avioneta que portaba la pancarta pertenecía a Álamo Aviación S.L., que fue considerada responsable civil solidario. Finalmente, la sangre no llegó al río y el Juzgado de Instrucción nº 6 de Valladolid acordó el sobreseimiento libre y archivo de la causa penal.

Los antitaurinos contrataron dos avionetas en 2006 para criticar la 'atrocidad' del Toro de la Vega

El presunto delito de injurias se quedó en nada. La Audiencia Provincial ha considerado que la frase estampada en el letrero no tenía 'un contenido objetivamente ofensivo contra la dignidad de las personas' ni iba dirigido a los habitantes de Tordesillas.

Se refería, en realidad, al 'espectáculo que se desarrollaba ese día'. El Toro de la Vega es un acto, por llamarle de alguna manera, consistente en alancear un toro a pie o a caballo hasta su muerte.

Para que hubiese un delito, 'es imprescindible que exista la intención de injuriar' y, en este caso, se pretendía 'criticar ese festejo o torneo taurino, manifestando públicamente que están en contra del mismo y la opinión de que para ellos es algo vergonzoso', según se recoge en el auto. Debe prevalecer, pues, la libertad de expresión e ideológica.

Arturo Pérez, presidente de Actyma, reconoció a Público.es que la sentencia supone un 'progreso enorme' para la asociación, que en septiembre de 2006 contrató dos avionetas para que luciesen sendos carteles: uno rezaba Rompesueños condenado a tortura mortal y otro, objeto de la denuncia, Tordesillas vergüenza humana. 'El Toro de la Vega', concluye Pérez, 'es una atrocidad donde la víctima no es sólo el toro, sino España entera'.

Igualdad Animal