Público
Público

Verdú, número dos de Bankia, dimite tras ser imputado por el juez

El hasta ahora consejero delegado del banco era el único de los citados por el juez que todavía seguía trabajando para la entidad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, ha presentado su renuncia al cargo a última hora de la tarde del miércoles, horas después de conocerse el auto del juez Fernando Andreu en el que le cita como imputado en la querella presentada por Unión y Progreso y Democracia (UPyD) contra exgestores de la entidad que ha sido admitida a trámite por la Audiencia Nacional. 

Verdú era, hasta ahora, el único de los 33 exconsejeros de Bankia y de su matriz BFA que seguía trabajando para la entidad después de que se anunciara su nacionalización con un respaldo de recursos públicos de 23.465 millones de euros y de que Rodrigo Rato dimitiera como presidente en favor de José Ignacio Goirigolzarri. Verdú era uno de los tres consejeros ejecutivos de Bankia, junto a Goirigolzarri y a José Sevilla, director general de presidencia.

Fuentes próximas a la entidad han asegurado que Verdú ha presentado la renuncia por su propia voluntad, sin que nadie se lo hubiera sugerido. Estos medios subrayaron que el dimitido consejero delegado ni ideó ni preparó la fusión de Bankia y valoraron que haya renunciado a cualquier tipo de indemnización.

Verdú se incorporó oficialmente a Bankia el 16 de junio de 2011, la víspera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aprobara el folleto de salida a Bolsa de Bankia, que dio su salto al parqué el 20 de julio de ese año. El hasta ahora número dos de Bankia firmó las cuentas anuales de la entidad de 2011, que reflejaban un beneficio de 309 millones de euros y que la auditora Deloitte se negó a refrendar por diferencias de valoración. Tras ser revisadas por el nuevo equipo gestor, las cuentas arrojaron pérdidas de 2.979 millones de euros.

En su momento, el sector financiero acogió con sorpresa la decisión de Goirigolzarri de mantener a Verdú como consejero delegado de Bankia en el diseño del nuevo equipo gestor de la entidad para llevar a cabo el plan de saneamiento impulsado por el Ministerio de Economía y garantizar su solvencia y viabilidad a largo plazo. No obstante, el nuevo presidente de Bankia decidió rodearse de hombres de confianza procedentes de BBVA, banco en el que fue consejero delegado hasta 2009. Así, circunscribió las competencias de Verdú fundamentalmente al negocio de banca minorista y al de banca mayorista.

Según figura en la página web de Bankia, Francisco Verdú 'acumula una experiencia profesional de más de treinta años en banca comercial'. Hasta su incorporación a Bankia desempeñaba el puesto de vicepresidente de Banca March y presidente de su comisión delegada.