Público
Público

Una cámara de cine cuadruplica la calidad de la televisión de alta definición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No es un actor ni un director, es una tecnología. 4K es el nuevo estándar en  cine digital, o D-Cinema. Esta nueva tecnología ofrece una calidad de imagen muy superior a la televisión de alta definición o HDTV. Los primeros equipos se están presentando este año.

Una de las herramientas que más expectación ha levantado ha sido la cámara Red One. Desarrollada por una empresa estadounidense, su presentación en sociedad se produjo en la feria holandesa. La cámara, con un sensor de 12 millones de píxeles, cumple con creces la norma 4K.

Red One es la primera cámara que graba cine con una resolución de 4.900 x 2.580 píxeles, lo que quintuplica la información por segundo de las actuales cámaras.


Prototipo robado
Durante la IBC se ha exhibido Crossing the Line, de Peter Jackson, autor de El Señor de los Anillos. El cortometraje se rodó a comienzos de año con un prototipo de la Red One y suscitó tal interés que, en septiembre de 2006, las oficinas de Red One fueron asaltadas. Los ladrones se llevaron documentos y una carcasa de la cámara.

Hasta ahora, las cámaras usadas en las películas etiquetadas como digitales (El Código da Vinci, por ejemplo) rodaban con film de 35 milímetros y luego se trataban de forma digital en la postproducción.

Otras obras más recientes, como Spiderman 3, se han rodado con cámaras 2K. También son digitales, pero su resolución es de 2.048 x 1.080 píxeles; la calidad sólo es algo superior a la alta definición. El 31 de agosto, la compañía comenzó a entregar las primeras unidades de Red One.

En el IBC también se han presentado avances en otras fases de la elaboración de una película, como el almacenamiento. Una escena puede ocupar de 20 a 50 Gigabytes (todo el disco duro de un ordenador portátil).

Una película completa sin codificar puede superar los 20 Terabytes, un mínimo de 1.000 veces más. El instituto alemán Fraunhofer ha desarrollado Megacine, capaz de almacenar hasta 2 Terabytes, una hora de filmación ya codificada.