Publicado: 10.05.2014 12:35 |Actualizado: 10.05.2014 12:35

Cambiar el mundo desde una empresa de moquetas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Cambiar el mundo es posible y yo estoy en ello", asegura Ramón Arratia, uno de los gurús más influyentes en materia de desarrollo sostenible según el diario británico The Guardian y candidato a los premios Executive of the Year del portal especializado de Internet Business Green. Arratia es director de sostenibilidad europea de Interface, empresa multinacional de moqueta en la que lleva trabajando seis años y a la que ha logrado convertir en la primera de todo el mundo capaz de funcionar con una reducción de emisiones de CO2 del 90%.

"El objetivo ahora es alcanzar el 100% antes del 2020, aunque parece muy difícil", según reconoce, "porque conseguir que tus clientes se tomen la molestia de enviar los productos para reciclar cuando pueden tirarlo gratis al vertedero es complicado". Químico de formación y con varios máster, califica de "auténtico reto" su actual puesto de trabajo tras su paso por Ericsson y Vodafone ya que "aunque resulta un poco raro cambiar la tecnología de comunicación por las moquetas, he encontrado un nicho de trabajo donde creo que puedo aportar mucho".

"Trabajo en sostenibilidad por accidente, siempre he tenido inquietudes ecológicas pero no pensaba dedicarme a ello hasta que comprendí la importancia del cambio climático", explica, "son las empresas las que más contaminan y por tanto son las que tienen en sus manos innovar y cambiar el mundo". La oportunidad se la ofreció Interface porque, entre los objetivos de la multinacional desde 1994, figura el de convertirse en totalmente sostenible. Gracias a la gestión de Arratia, la empresa es hoy un modelo a seguir por otras firmas que solicitan su consultoría "para que les aconsejemos a la hora de desarrollar estrategias, aunque el resultado final depende de esas compañías".

Este experto español ha utilizado sus conocimientos para asesorar a sociedades como Coca Cola o el Banco Mundial, además de impartir clases para ejecutivos en el Instituto de Sostenibilidad de Cambridge (Reino Unido). Además, sus análisis y consejos se pueden consultar en su cuenta personal de Twitter y en su blog Cut the Fluff (Corta el rollo) donde explica cómo la economía en general y las empresas en particular pueden beneficiarse del empleo de criterios medioambientales. "Una estrategia para ser sostenible va más allá de gastar menos agua o reciclar en mayor cantidad..., se trata de un cambio total en la mentalidad, que implica dar más importancia al servicio que al producto", según su visión del mundo.

"Por ejemplo, si estoy esperando en un aeropuerto para tomar un avión, querría que alguien me entretuviera contándome chistes, enseñándome inglés..., pero lo único que encuentro son tiendas que venden productos: este tipo de economía derrocha mucha energía", advierte. Arratia asegura que migrar hacia un modelo de desarrollo sostenible no es difícil, aunque hay que saber cómo hacerlo: "En Interface mejoramos a partir de un 60% de eficiencia y un 30% de energías renovables..., lo que no puedes es invertir sólo en un 90 % de energías renovables porque entonces no salen las cuentas". Por ello, insiste en que es posible hacer rentable una empresa mejorando a la vez su impacto ambiental, siempre y cuando esa compañía innove de la manera adecuada.

En algunos sectores, como el del automóvil, la mejora ha llegado "a partir de las directrices anticontaminantes impuestas desde la legislación nacional o de la UE". Arratia cree que la sociedad española está sensibilizada con el medioambiente, pero lamenta que no lo traduzca en más acciones: "estamos concienciados para hacer cosas fáciles que requieren poco esfuerzo, como reciclar papel o envases, pero aún nos falta para proyectos más grandes, como nuestra vivienda, por ejemplo". En cuanto a las empresas españolas, están en un nivel similar a la de otros países europeos, aunque mejorarán "en pocos años" en cuanto se generalice el concepto de "ahorro sostenible" como prioridad.