Público
Público

Canadá y Brasil quieren entrar en el CERN

Los gestores del LHC negocian con nuevos socios en plena crisis presupuestaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El laboratorio europeo de física de partículas (CERN) va a ser menos europeo dentro de poco. Mientras la organización se prepara para los recortes presupuestarios impuestos por sus 20 países miembros, Canadá y Brasil están negociando su entrada en la institución, según confirmó a Público un portavoz del CERN.

La ampliación contribuiría a llenar las arcas de un laboratorio que gestiona el acelerador de partículas más potente y caro de la historia, el LHC. Su puesta en funcionamiento, pagada por sus miembros en un 95%, dio una oportunidad única para aclarar los mayores secretos del universo, pero también dejó un déficit de unos 250 millones de euros, según las mismas fuentes.

'El clima es bastante positivo para la entrada de Brasil', explicó a Público Carlos Pajares, delegado científico del Gobierno español en el CERN. Pajares ha participado en la elaboración de un informe sobre el potencial del país carioca en el campo de la física de partículas.

En junio, los países del CERN decidieron admitir nuevos miembros. Ninguno ha sido aprobado aún, pero ya se había anunciado que Israel, Turquía, Eslovenia, Serbia y Chipre están negociando su llegada a la organización. Como miembros asociados, estas naciones contribuirían un 10% de la cuota que pagan sus miembros europeos de pleno derecho, incluida España, explica el CERN. La contribución española es de 74 millones de euros, según Pajares.

Debido a la crisis económica, los miembros del CERN exigieron en junio una rebaja del presupuesto de la institución, lo que ha originado protestas entre los trabajadores del laboratorio. El resultado ha sido un recorte de unos 263 millones de euros hasta 2015 que sus miembros planean aprobar en septiembre. El CERN mantiene que la investigación con el LHC no se verá afectada, algo que no comparten sus empleados.

'Son unos recortes muy severos', explica Michel Goosens, portavoz de la Asociación de Empleados del CERN. Según sus cálculos, los recortes suponen el 10% del presupuesto total.