Público
Público

Canarias eleva el nivel de alerta en El Hierro

El Gobierno de la isla ha establecido el semáforo amarillo por alerta sísmica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actividad sísmica de El Hierro sigue aumentando. En los últimos días los habitantes de la isla canaria han podido sentir varios terremotos que han llegado a los tres grados de magnitud según la información del Instituto Geográfico Nacional. Esta tendencia continuada, y los datos que muestran la deformación del terreno en varios lugares de la isla, han llevado al comité científico del Plan Específico de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca) a elevar el nivel de alerta volcánica en la isla.

El semáforo ha pasado de verde a amarillo, lo que implica la asignación de un nivel de preemergencia. Esta decisión se ha basado en las conclusiones de la reunión del comité científico del plan, reunido ayer en El Hierro, que ha informado sobre los cambios apreciados en la energía sísmica liberada así como en las deformaciones.

Según el plan, este nuevo nivel de alerta implica que hay que prepararse ante una evolución desfavorable del fenómeno, e invita a la población a estar atenta a los mensajes oficiales de prevención y autoprotección que serán específicos para las zonas de riesgo.

Las primeras medidas que se tomarán en la isla son la revisión de planes de contingencia de servicios básicos esenciales, la información continuada a la población, la difusión del plan de evacuación y la comprobación del plan de comunicaciones.

Desde el mes de julio se han detectado bajo la isla de El Hierro más de 7.700 seísmos y cerca de una decena de ellos han sido sentidos por la población. Se trata de miles de pequeños terremotos localizados en un mismo lugar, un hecho calificado como 'enjambre sísmico'. La mayoría de estos terremotos no superan los dos grados de magnitud y buena parte de ellos se ha producido bajo el municipio de Frontera, un valle que se formó a raíz de un gran deslizamiento hace millones de años.

Esta anómala circunstancia está siendo monitorizada por científicos del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) y del Instituto Geográfico Nacional (IGN), que han redoblado la instalación de instrumentos de medida para observar con mayor precisión esta actividad y prever una futura erupción volcánica.