Público
Público

El centenario de Cousteau resucitará el mítico 'Calypso'

La viuda del explorador francés impulsa un proyecto de divulgación ambiental

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Durante más de 40 años, el Calypso recorrió los océanos desde sus aguas más cálidas en los trópicos hasta los gélidos casquetes polares de la Antártida, capitaneado por el explorador, inventor, documentalista y activista medioambiental francés Jacques Cousteau (1910-1997). La embarcación, que corrió riesgo de naufragio en multitud de ocasiones, vivió sus últimos días en 1993, cuando fue embestida por accidente en el puerto de Singapur. Sin embargo, ese no fue el verdadero final del Calypso, ya que el barco será reflotado con motivo del 100º aniversario del nacimiento de su capitán, que tendrá lugar el próximo viernes.

El que hubiera sido el centenario del explorador ha servido a la organización que lleva su nombre para hacerle un homenaje con sucesivos eventos que se alargarán durante un año. Uno de los últimos será la botadura del Calypso en mayo de 2011. Actualmente el navío está siendo renovado en la Bretaña francesa por la Sociedad y el Equipo Cousteau, dirigido por la viuda del explorador, Francine Cousteau.

El barco naufragó en 1993 al ser embestido en el puerto de Singapur

Así, el Calypso volverá a navegar, aunque esta vez dejará de lado la exploración para albergar una exposición educativa, en la que se podrán admirar algunos de los diseños más relevantes de Cousteau, como minisubmarinos para una y dos personas, trajes de buceo y otros instrumentos utilizados en sus expediciones.

La vuelta al océano de este barco 'es importante porque Calypso actuará como un embajador de las buenas decisiones sobre el mar', explica a Público Francine Cousteau. 'Mi objetivo es que el barco aporte información que sirva para tomar medidas de conservación sobre el medio ambiente a largo plazo', añade.

Entre los objetos que se podrán contemplar a bordo del Calypso destaca el aqua-lung. Cousteau desarrolló este dispositivo en 1943, con sólo 33 años. El aparato, equipado con dos grandes bombonas de oxígeno de circuito abierto, permitió que los buceadores pudieran sumergirse a más profundidad durante mucho más tiempo, lo que cambió totalmente el campo de la exploración submarina. Además, la falsa nariz de la embarcación, a modo de cámara de observación submarina, proporcionó los primeros vistazos del conocimiento de las profundidades marinas.

Entre los actos del aniversario, la sociedad National Geographic realizará una expedición en el mar Mediterráneo dirigida por el hijo del explorador, Pierre-Yves Cousteau, y por el científico español de la organización, Enric Sala. Durante un mes, el equipo filmará estas aguas a bordo del Alcyone para observar los cambios que la historia ha impreso en ellas desde que Cousteau las grabase por primera vez en la década de los cuarenta. Esta expedición 'traerá malas noticias, ya que veremos cómo muchos de los sitios que descubrió Cousteau ya no existen', explica el director de Ciencia y Medio Ambiente de la Sociedad Cousteau, Tarik Chekchak. No obstante, también opina que habrá buenas noticias. Según Chekchak, 'se podrá comprobar cómo las áreas protegidas han ayudado a conservar el medio ambiente'.