Público
Público

El cerebro humano trata las prótesis como parte del cuerpo

Una investigación sugiere que en lugar de considerarlas una extensión de las extremidades inmóviles, las prótesis figuran como tangibles y funcionales al cerebro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cerebro humano puede aprender a tratar las prótesis relevantes como sustitutos de una parte del cuerpo que no funciona, según un estudio publicado este miércoles en 'Plos One' por Mariella Pazzaglia y sus colegas de la Universidad Sapienza y la 'IRCCS Fondazione Santa Lucia' en Roma (Italia), apoyado por la Fundación Internacional para la Investigación en Paraplejia.

Los investigadores encontraron que participantes en silla de ruedas con lesiones de la médula espinal perciben los bordes de su cuerpo como de plástico y flexibles al incluir la silla de ruedas, con independencia del tiempo transcurrido desde su lesión o la experiencia con el uso de una silla de ruedas.

Los pacientes con lesiones de la médula espinal inferior que mantienen el movimiento del cuerpo superior implicados en esta investigación mostraron una asociación más fuerte de la silla de ruedas con su cuerpo que los que tenían problemas de médula espinal en todo el cuerpo.

Según los autores, esto sugiere que en lugar de considerarla sólo como una extensión de las extremidades inmóviles, las sillas de ruedas se habían convertido en sustitutos tangibles y funcionales de la parte del cuerpo afectada. Pazzaglia explica: 'La conciencia corpórea de la herramienta emerge no sólo como una extensión del cuerpo, sino como un sustituto de, y forma parte de la autofuncionalidad'.

Estudios anteriores han demostrado que las personas con prótesis que amplían o restablecen el movimiento pueden hacer que las herramientas sean parte de su identidad física, pero si esta integración se debe al uso prolongado o el resultado de la información sensorial alterada está poco claro.

Basándose en los resultados de este estudio, los autores sugieren que puede ser la última, ya que el cerebro parece actualizar continuamente señales corporales para incorporar estas herramientas como un sentido del cuerpo. La investigación concluye que esta habilidad puede tener aplicaciones en la rehabilitación de personas con impedimentos físicos.