Público
Público

El invento que pudo salvar a Aznar

Un español desarrolla un material que impide la explosión de los depósitos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Eduardo Díaz del Río, químico de profesión, ha creado y desarrollado un material que evita las explosiones de los depósitos de combustible y de las bombonas de gas. Se llama Explocontrol, y es una aleación de aluminio, magnesio, hierro y algunos elementos más que el propio inventor no desea desvelar. 'Es un secreto profesional', asegura.

La clave de Explocontrol que se aplica en forma de malla o de pequeñas bolas introducidas en el depósito o en la bombona se encuentra en la gran conductividad del aluminio que absorbe la energía de la onda de presión que se produce, por ejemplo, dentro de un tanque cuando se inflama el combustible que hay en su interior. 'De esta forma se interrumpe la energía necesaria para que continúe la reacción y, por lo tanto, no hay explosión', explica el inventor.

Su estructura es hexagonal, una de las más resistentes de la naturaleza

Eduardo Díaz del Río empezó a trabajar con esta idea en 1988 y, tras intentarlo con otras aleaciones, dio por fin con la que funciona. Ya lo están utilizando las fuerzas de seguridad de algunos países, como Holanda, y también algunas dotaciones militares españolas. También lo llevaba el automóvil del entonces candidato a presidente del Gobierno, José María Aznar, cuando fue víctima de un atentado de ETA en abril de 1995. En este caso, no pudo evitarse que la bomba terrorista explotara, pero sí se impidió que estallase el depósito de combustible del vehículo y su posterior incendio.

El coste para incorporarlo a los automóviles sería bastante barato; por ejemplo, si un coche con un depósito de unos 50 litros lo tuviera de serie, costaría unos 30 euros. El precio aumentaría en el caso de que se introdujera en uno de los que ya circula por las calles (unos 150 euros).

Explocontrol evita la oxidación interior de los depósitos, no requiere ningún mantenimiento, es compatible con cualquier tipo de combustible inflamable, ya sea líquido o gaseoso, reduce tan sólo un 1% la capacidad del depósito y no desprende ninguna sustancia tóxica. Se puede incorporar en todo tipo de vehículos coches, motos, aviones, barcos, gasolineras, camiones cisterna, en tanques de combustible para calefacciones y en bombonas de butano o propano.

Kenia ha pedido 4.000 tanques de combustible para los colegios

Si se abre el rollo de malla o se alisan las bolas de Explocontrol, lo primero que se aprecia es su retícula hexagonal. 'Es de esta forma como las colmenas porque esta es una de las estructuras más resistentes que hay en la naturaleza', explica el inventor.

El espesor de la red es de 0,06 milímetros. En el momento en que se abre aparecen estas celdas hexagonales tridimensionales e irregulares, de tacto muy duro debido a la aleación. Este tipo de estructura permite que no se apelmace el material porque los ángulos nunca coinciden, lo que es de vital importancia. Si se apelmazara se reduciría la superficie de protección dentro del tanque, generándose la explosión.

En la actualidad, ya se comercializan bombonas de butano que integran en su interior este material en forma de rollo. Kenia y Abu Dhabi han solicitado 40.000 y 80.000 bombonas, respectivamente. Kenia además ha pedido que se fabriquen un total de 4.000 tanques de combustible para colocarlos en colegios. Son los únicas del mundo que no pueden explotar.

Sin embargo, en España no se puede instalar Explocontrol en los coches o comprar bombonas de gas con este material de seguridad. ¿Por qué? Eduardo Díaz del Río lo explica: 'Me gustaría comercializarlo aquí, pero yo solo no puedo vender el proyecto y sacarlo adelante'.

Lo ideal sería que los coches y las bombonas salieran con el producto integrado de fábrica. Sin embargo, según asegura el propio inventor, los proveedores de gas licuado se muestran reticentes a incluir el producto en odas sus bombonas porque les saldría demasiado caro.