Publicado: 19.09.2016 12:13 |Actualizado: 19.09.2016 12:15

Investigadores españoles relacionan la apnea del sueño con la agresividad del cáncer de piel

Neumólogos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, junto a la Universidad de Chicago, realizan un estudio que demuestra que los melanomas son más agresivos cuanto mayor es el grado de severidad de la apnea del sueño.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El melanoma es el cáncer de piel menos común pero el que mayor tasa de mortalidad tiene.

El melanoma es el cáncer de piel menos común pero el que mayor tasa de mortalidad tiene.

BARCELONA.- Neumólogos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) han relacionado la presencia de la apnea del sueño con la agresividad del cáncer de piel

En un estudio multicéntrico, que ha analizado a 443 pacientes con melanoma cutáneo maligno y en el que ha colaborado la Universidad de Chicago, los investigadores han demostrado que los pacientes diagnosticados con los cánceres más agresivos presentan una prevalencia y severidad de apnea del sueño más alta.



"La presencia de una apnea del sueño en un paciente con melanoma conlleva que éste tenga el doble de posibilidades de que su melanoma sea de mayor agresividad que en pacientes que sufren melanoma pero sin apnea del sueño", ha explicado el investigador principal del estudio, Miguel Ángel Martínez García.

Según Martínez, "cuanto mayor es el grado de severidad de la apnea del sueño, mayor parece ser el grado de agresividad del melanoma. En este sentido, en pacientes con melanoma cutáneo resulta clave realizar un diagnóstico y un tratamiento adecuado y adaptado al perfil de este tipo de pacientes".

El estudio, en el que han colaborado investigadores de 30 centros hospitalarios que forman parte del Grupo de Sueño de SEPAR, ha constatado que la asociación entre la apnea del sueño y la agresividad del melanoma parece ser más intensa en personas de menos de 55 años que en pacientes mayores.

"La relación entre la apnea del sueño y las enfermedades cardiológicas, así como los accidentes cardiovasculares, está ampliamente establecida y evidenciada clínicamente. Los resultados de nuestro estudio apuntan que también podría existir una relación entre la apnea y el cáncer ya que los pacientes diagnosticados con cáncer más agresivos presentan una prevalencia y severidad de apnea del sueño más alta", ha dicho Martínez.

Dado que se han obtenido muestras sanguíneas y biópsicas de todos los pacientes analizados, ahora los investigadores están analizando diferentes factores que puedan ayudar a comprender cuáles son las vías fisiopatológicas que explican los resultados.

Según Martínez, "los resultados preliminares en este sentido son bastante esclarecedores y apoyarían la idea de que esta relación entre la apnea del sueño y una mayor agresividad del melanoma realmente tiene fundamentos fisiopatológicos".

A pesar de la asociación encontrada, eso no significa que todo paciente con apnea del sueño vaya a desarrollar un cáncer.

"Para una adecuada prevención, la gente que ronca o que tiene somnolencia diurna debería visitar a un neumólogo, particularmente aquellos que tienen otros factores de riesgo de cáncer o que están diagnosticados de cáncer", ha señalado Martínez.

"Dermatólogos, cirujanos y oncólogos también deben preguntar a sus pacientes sobre síntomas potenciales y realizarles estudios de sueño si estos presentan la clínica característica de la apnea del sueño", ha indicado el neumólogo.

Según Martínez, "las siguientes líneas de investigación se centrarán en seguir a estos 443 pacientes para observar si la presencia de apnea del sueño también se relaciona con la producción de metástasis o mala evolución del melanoma o incluso con mayor mortalidad".

"Asimismo, queremos conocer si tratando la apnea del sueño existe alguna mejora en el pronóstico de estos pacientes", ha concluido el especialista