Público
Público

Una 'Lolita' virtual a la caza de pederastas

Investigadores españoles crean un programa informático capaz de hacerse pasar por una niña de catorce años para detectar a los depredadores en chats y redes sociales. La Ertzaintza ya ha mostrado su interés por la aplica

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Uno de los mayores azotes de internet es el de los pederastas, con ejemplos extremos como la pornografía infantil o la explotación sexual. Los niños, usuarios muy activos de internet, son posibles víctimas de estos depredadores. Con el objetivo de detectar automáticamente los comportamientos pederastas en la red, investigadores de la Universidad de Deusto, en colaboración con Optenet -empresa dedicada al filtrado de contenidos-, han creado Negobot, un agente conversacional que simula ser una niña de catorce años y utiliza la teoría de juegos para cazar a posibles pederastas.

'Los chatbots suelen ser muy predecibles. Su comportamiento e interés en una conversación son planos, lo que supone un problema para detectar objetivos recelosos, como los pederastas', explica a SINC Carlos Laorden, investigador de DeustoTech y miembro del equipo creador de Negobot. 'La novedad de Negobot es que aplica la teoría de juegos para mantener una conversación mucho más real', aclara Laorden. De esta forma han conseguido un bot que varía su comportamiento a lo largo del tiempo y la conversación.

Negobot es un conjunto de siete agentes conversacionales en uno. Cada uno de ellos tiene una forma de actuar diferente. Dado que los pederastas más peligrosos pueden ocultar sus intenciones durante días, el programa comienza con una postura neutra (nivel 0), que puede mantener indefinidamente. Si el sujeto no muestra interés, se le tienta con una temática de su agrado pero sin entrar en temas personales desde el nivel -1 hasta el -3, cuando el bot se muestra insistente, casi ofendido, para intentar captar su atención.

Negobot varía su comportamiento a lo largo del tiempo y la conversación

Por el contrario, si se detectan comportamientos sospechosos como la petición de información personal, o la indiferencia ante la edad de la niña virtual, el nivel aumenta hasta alcanzar el +3, que intenta conseguir datos personales del sospechoso. 'Los pederastas más peligrosos tienen mucho cuidado con dar información', asegura Laorden. 'Hoy en día basta con conseguir el perfil de una red social, un número de móvil o un mail, información que se facilita a las autoridades para que abran una investigación'.

No obstante, Negobot presenta ciertas limitaciones como el lenguaje, ya que aunque su nivel conversacional es muy amplio, es incapaz de detectar fenómenos lingüísticos como la ironía. 'Puede verse como un filtro que ayuda a los analistas de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado', asegura Laorden.

'Consideramos que podría ser muy útil que las redes sociales integraran una herramienta como esta'

Para evitar levantar sospechas antes los supuestos pederastas, Negobot guarda un registro con información de los sujetos, para poder mantener conversaciones separadas en el tiempo, así como técnicas para variar los tiempos de respuesta, tomar la iniciativa de la conversación en ocasiones o emplear un lenguaje coloquial e incluso mal escrito.

En cuanto a su uso, 'Negobot ya está implementado y activo para pruebas en el servicio de chat de Google y también podría traducirse a otros idiomas', explica Laorden. 'En el futuro no descartamos llevarlo a más canales y consideramos que podría ser una herramienta muy útil si las redes sociales integraran una herramienta como esta. De hecho ya hemos llegado a un acuerdo de colaboración con la Ertzaintza, que se ha mostrado muy interesada', concluye.

'Negobot nunca incita al delito', aclara Laorden. 'Mantiene conversaciones con gente que se dirige a ella en primer lugar, y se pueden mantener conversaciones normales de manera eterna sin que el usuario sea catalogado como pedófilo'.

'Si la conversación es sospechosa, la idea es comunicarlo a las autoridades para que puedan evaluarla e iniciar una investigación en caso de ser necesario, de la misma forma que un menor daría la voz de alarma en una situación similar', advierte el investigador.

Laorden tampoco piensa que dar a conocer a Negobot le reste efectividad. '¿Tendría más efectividad que la gente no supiera que existen cuerpos de seguridad evitando que se cometan actos delictivos? -se pregunta-. Toda acción disuasoria es buena. Dar a conocer herramientas como la de Negobot puede hacer que un posible pederasta se lo piense la próxima vez'.

'Además, gracias a esta difusión, se pone el foco en un problema a veces olvidado, como es el de la protección del menor, y nos da impulso para seguir mejorando sistemas como el aquí presentado', concluye Laorden.