Público
Público

Lorca se hunde unos 10 centímetros cada año

La sobreexplotación de los acuíferos está dejando la tierra hueca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tierra bajo Lorca se está hundiendo, pero no por los terremotos sino por la acción del hombre: la extracción de las aguas subterráneas esta ahuecando la tierra a un ritmo medio de 10 centímetros al año. Estos datos la sitúan como una de las regiones que más rápido se hunde en el mundo y la primera en Europa.

Desde 1995, la superficie del municipio murciano de Lorca se ha hundido más de 1,5 metros, según revela una investigación realizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Complutense de Madrid. Los resultados, publicados en la revista Geology, se desprenden de imágenes procedentes de los satélites ERS y Envisat de la Agencia Espacial Europea.

'Su análisis ha permitido determinar los cambios topográficos del terreno con una resolución milimétrica y su evolución temporal', explica el investigador del CSIC en el Instituto de Geociencias, responsable de la investigación, José Fernández. 

La tasa de hundimiento del terreno es de 10 centímetros al año, sin embargo, el fenómeno no ha evolucionado de forma constante, sino que responde a los periodos de sequía. La etapa de escasez hidrológica que tuvo lugar entre 1992 y 1995 provocó una aceleración del hundimiento que culminó con una tasa de descenso de 15 centímetros anuales entre 1996 y 1997. Posteriormente, la velocidad del hundimiento sufrió una desaceleración exponencial durante ocho años hasta alcanzar el nivel inicial registrado en entre 1992 y 1995. 

'La disminución experimentada en las reservas de agua reduce la presión interna de los acuíferos, lo que provoca que sus materiales se compacten y pierdan volumen', explica Fernández. Es esta pérdida de volumen la que causa el hundimiento en la superficie del terreno. 

Aunque el centro de la región deprimida corresponde al municipio Lorca, la extensión de la superficie es de unos 690 kilómetros cuadrados e incluye las localidades de Puerto Lumbreras, Totana y Alhama de Murcia.

Según el coautor del trabajo, Pablo González, 'se trata de una vega muy fértil donde se ha desarrollado un potente sector agrario durante las últimas décadas, asociado a un aumento en la demanda de agua'. Como explica González, se saca más agua de la que entra: 'El descenso sostenido en las reservas de los acuíferos registrado durante las últimas décadas demuestra que la explotación de agua subterránea es muy superior a la recarga natural'.

Los resultados del trabajo, que describe el comportamiento mecánico del acuífero, pueden ayudar a mejorar la gestión de los recursos hídricos y tener aplicaciones en la seguridad de la edificación.

Además, el equipo de investigación, en colaboración con la Universidad de Western Ontario (Canadá) y el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia, está estudiando el evento sísmico que tuvo lugar en la localidad murciana el pasado 11 de mayo que permitirá conocer el proceso de ruptura y la liberación de energía sísmica en la falla responsable.