Público
Público

Los océanos ocultan el calentamiento global

El calor que acumulan evita el aumento de las temperaturas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Uno de los efectos más destacados del cambio climático es un aumento de temperaturas en todo el mundo, conocido como calentamiento global. Durante las últimas décadas, el promedio de temperaturas ha subido de forma sostenida; sin embargo, durante la pasada década no se han producido aumentos generalizados de temperatura. Un equipo de investigadores asegura, a través de un nuevo estudio, que esta situación se debe al hecho de que los océanos acumulan gran parte del calor generado, lo que atenúa el aumento de temperaturas.

La década de 1990 fue la más cálida desde que se tienen registros, fijando 1998 un record histórico como el año mas caluroso en más de un siglo. Sin embargo, las temperaturas no volvieron a subir tanto hasta más de diez años después. Esta década ha sido una época que los científicos denominan de hiato o de pausa.

El mar sólo puede contener el calentamiento durante una década

Teniendo en cuenta que, durante este periodo, la emisión de gases de efecto invernadero ha seguido creciendo y que las observaciones por satélite han mostrado que la relación entre la cantidad de energía que entra en la atmósfera y la que emite la Tierra, se ha incrementado, en algún lugar del planeta se tiene que estar acumulando ese calor.

Los resultados de la simulación realizada por los investigadores, publicados hoy en Nature Climate Change, muestran cómo las zonas profundas de los océanos, por debajo de los 300 metros, acumulan más calor durante las décadas de hiato, lo que explicaría estos fenómenos. Sin embargo, los investigadores alertan de que 'estos periodos sólo duran una década y el calentamiento volverá a resurgir', afirma Gerald Meehl, investigador del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de EEUU (NCAR) y principal autor del estudio.

Los resultados de la investigación también muestran una relación entre estos periodos de hiato y el fenómeno meteorológico de la Niña, dado que los patrones son similares a los observados durante este proceso, con temperaturas globales que tienden a disminuir ligeramente. A este respecto, Kevin Trenberth, investigador del NCAR y coautor del estudio, asegura: 'El calor no ha desaparecido y no puede ser ignorado, pues tendrá consecuencias'.