Público
Público

Tras los pasos de Darwin

Una réplica del ‘HMS Beagle’ zarpará en 2009 para revivir el mítico viaje del científico. Un total de 50 equipos realizarán tareas de investigación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Recién graduado en Cambridge, con 22 años, un jovencísimo Charles Darwin se embarcó como naturalista a bordo del bergantín HMS Beagle, en un viaje que duraría cinco años (1831-36). El padre de la teoría de la evolución describiría después esta aventura como el acontecimiento más importante de su vida, el que determinó la marcha de toda su carrera.

En 2009, el año en que se conmemorará el 200 aniversario de su nacimiento y los 150 desde la publicación de El Origen de las Especies, también se construirá, en honor del gran científico, una réplica del Beagle que revivirá su viaje de exploración alrededor del mundo.

Detrás de esta idea está un diverso grupo formado por amantes de la navegación, académicos y herederos de las teorías científicas cuyo germen fue el famoso viaje de Darwin por ambas costas de Suramérica, las islas Galápagos, Tahití, Nueva Zelanda, Australia, Tasmania, la isla de Keeling, Mauricio, Brasil y las Azores. La idea es contribuir a la divulgación y la inspiración científica.

El nuevo Beagle se parece al antiguo en poco más que la forma y el nombre. Estará dotado con modernos laboratorios científicos y equipos audiovisuales para producir material educativo y divulgativo.

Durante su periplo, el velero acogerá dos proyectos estables sobre ADN y aproximadamente 50 equipos de investigación rotatorios (en los que se integrarán, junto a los científicos responsables, pequeños grupos de profesores y estudiantes) que realizarán trabajos de corta duración en las diferentes etapas del viaje.

En cuanto a los proyectos permanentes, Karen James, investigadora del Museo Británico y directora científica del proyecto Beagle, explica que se recogerá, analizará y clasificará el ADN de las especies encontradas en la ruta, y, en colaboración con la NASA, se tomarán muestras de agua marina para estudiarlas y compararlas con imágenes de satélite y de la Estación Espacial Internacional. El objetivo es estudiar la respuesta biótica de las aguas superficiales de los océanos al problema del cambio climático.

A su vuelta, el barco seguirá al servicio de la ciencia y la educación. Peter McGrath, impulsor del proyecto, espera “ver el velero navegando alrededor de la costa británica durante muchos años, motivando a estudiantes a introducirse en el mundo de la navegación y la ciencia, y acogiendo proyectos audiovisuales educativos”.

El primer viaje

El objetivo del viaje al que Darwin se sumó como naturalista y geólogo sin sueldo era estudiar las costas de la Patagonia y Tierra del Fuego, cartografiar con mayor detalle las Costas de Chile, Perú y algunas islas del Pacífico, y llevar a cabo observaciones cronométricas.

Pero el talento del investigador ya era más que patente, y su capacidad de observación le hizo notar, sorprendido, que ciertos fósiles de especies supuestamente extintas recordaban a especies vivientes en una zona geográfica concreta.

También descubrió cómo los pinzones y tortugas de las Islas Galápagos, provenientes del continente, habían tomado formas distintas en cada una de las islas que formaban el archipiélago, a pesar de compartir las mismas condiciones climatológicas y geológicas. Así se planteó la cuestión sobre los enlaces entre especies distintas pero similares.

En aquel momento, Darwin aún no sabía qué mecanismos estaban detrás de la evolución que constataba. Pero él mismo lo explicaría, años después: “(…) Me dio la impresión de que estos hechos aclaraban el origen de las especies, ese misterio de misterios (…)”.

Sus obras El viaje del Beagle, de 1839 (cuaderno de bitácora durante su aventura), y El viaje de un naturalista alrededor del mundo en el HMS Beagle, de 1845, resumen sus descubrimientos científicos y ofrecen su visión social, política y antropológica sobre la gente que conoció.

Durante los cinco años que duró el viaje, de los cuales pasó dos tercios en tierra, Charles Darwin estudió y tomó muestras de diversas formaciones geológicas, fósiles y organismos vivos, y coleccionó metódicamente toneladas de muestras de especies y rocas. Muchas de ellas eran completamente nuevas para la ciencia, y mantuvieron al Museo de Británico ocupado durante unos años.ç

 La principal contribución de Darwin (Shrewsbury,1809 - Kent, 1882) a la ciencia fue su teoría de la evolución a través de la selección natural, desarrollada en El origen de las especies (1859), y completada con estudios como La variación de los animales y de las plantas bajo la acción de la domesticación (1868), y ‘La expresión de las emociones en el hombre y en los animales’ (1872).

Pero, además, su viaje a bordo del Beagle también fue el germen de otros importantes trabajos científicos, como la teoría sobre la formación de los atolones de coral. Cristiano ortodoxo en su juventud, Darwin evolucionó gradualmente hacia el deísmo y terminó su vida siendo ateo.

 

¿Qué relación hay entre la teoría de la evolución de Darwin y su trabajo?
El legado de Darwin tiene un impacto directo en la conservación de los corales. Por su aislamiento y la competencia por el espacio y los recursos, los ecosistemas de los arrecifes podrían denominarse perfectamente fábricas de especies, en las que los mecanismos identificados por Darwin de variación, herencia y competencia son los impulsores de la increíble diversidad, ahora en peligro por la acción del hombre.

 ¿Qué le atrajo del proyecto?
Los biólogos evolucionistas del mañana podrían inspirarse en Darwin. Además, el proyecto Beagle ofrece a las nuevas generaciones de científicos una oportunidad para participar en la recreación y celebración de esa historia.

Según Darwin, el viaje del Beagle fue el acontecimiento más importante de su vida. ¿Qué impacto tendrá el nuevo viaje en su propio trabajo?
En 2009 tendremos la oportunidad de celebrar no sólo la vida de un hombre sino la de una idea. Con el proyecto Beagle podremos revivir la historia, no repitiéndola simplemente, sino comprobando qué nuevas ideas pueden surgir de las colaboraciones que se van a establecer. Este increíble potencial es lo que hace el proyecto tan emocionante. Si además sirve para inspirar una nueva generación de estudiantes evolucionistas, y transmitir estas ideas al público, entonces tiene todo mi apoyo. 

La no evolución
El ‘fijismo', que afirma que las distintas especies de seres vivos son esencialmente invariables, fue la norma científica hasta el siglo XIX, aunque en la historia han existido algunos pensadores, desde el mundo clásico -como Anaximandro de Mileto (s.VI a.C.) o Empédocles de Acragas (s. V. a.C.), que han defendido cierta evolución en los seres vivos.

Lecrec
Georges-Louis Lecrec, conde de Buffon (1707-1788), sin dudar del poder de Dios, sostiene que la naturaleza es activa. Escribió: 'Toda familia, así animal como vegetal, tiene idéntico origen, e incluso todos los animales proceden de uno solo, que, en la sucesión de las eras (...) ha producido todas las razas de los que ahora existen'.

Lamarck
Jean-Baptiste Lamarck (1744-1829), establece la primera explicación racional sobre el hecho evolutivo con la teoría de la herencia de los caracteres adquiridos: las condiciones cambiantes del medio ambiente hacen que los organismos adapten sus funciones al mismo, y que tales adaptaciones a la larga se transmiten de generación en generación.

Darwin y Wallace
Charles Darwin y Alfred Russel Wallace (1823-1913) explicaron los mecanismos de la evolución con la teoría de la selección natural, aunque Wallace excluyó al hombre. Darwin dijo que los seres vivos tienden a reproducirse más de lo que el medio en el que viven puede soportar, y de ahí la competencia por los recursos del medio. La consecuencia es que sólo los más aptos sobreviven y que los menos aptos tienden a desaparecer.

Mendel
Brno Gregor Mendel (1822-1884) defendió que los más aptos transmiten a su descendencia sus rasgos más exitosos biológicamente.

Teoría sintética
Define la evolución como un cambio en la frecuencia de los alelos a lo largo de generaciones. Este cambio puede ser causado por selección natural, deriva genética, mutación, migración.