Público
Público

Una pequeña central de energía eléctrica en la rodilla

El ingenio, obra de investigadores de EEUU, puede alimentar diez móviles o reproductores mp3 con sólo caminar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La capacidad de generar energía eléctrica con el esfuerzo humano no es nueva; las luces de una bicicleta son un buen ejemplo. Pero, para conseguirla, hay que dedicarse a la tarea con ganas y gastar energía pedaleando. Ahora, un grupo de investigadores de tres universidades estadounidenses han creado un aparato que transforma el movimiento de las piernas al caminar en vatios.

El dispositivo, que se monta sobre una especie de rodillera , se coloca en la pierna para conseguir la energía biomecánica. Las siete personas que lo han llevado en el experimento, según se explica en el estudio que aparece en la revista Science hoy, conseguían generar una media de 5 vatios de electricidad mientras caminaban. Esta cantidad sería suficiente para alimentar diez teléfonos móviles o reproductores mp3, aunque el invento es aún algo aparatoso: pesa 1,6 kilos.

54 vatios corriendo

Además, uno de los voluntarios era capaz de obtener un rendimiento de 54 vatios mientras corría. Los mejores sistemas de autogeneración eléctrica humana que hay disponibles en la actualidad, como los instalados en la suela de algunas zapatillas de deporte, apenas consiguen 0,8 vatios y a un precio muy alto.

El coste en energía consumida por el metabolismo para generar una unidad de nueva energía es más bajo con este dispositivo. El consumo metabólico necesario para obtener un vatio es ocho veces menor que el gastado con los sistemas actuales.

Los mejores resultados de esta rodillera se deben a un cambio de metodología. Los autogeneradores que hay en el mercado consiguen la energía del movimiento cinético del pie, aprovechando la fase positiva del músculo.

Lo nuevo que hace este dispositivo es aprovechar también la fase negativa en un doble ciclo. Primero, la mecánica usada incrementa la carga sobre los músculos cuando hacen avanzar el pie. En una segunda fase, asisten al músculo cuando se relaja. En ambas fases se obtiene electricidad, pero el coste en la segunda es mucho menor.

Los investigadores se han basado en los modernos sistemas de frenado de los coches híbridos, que aprovechan la energía liberada en la frenada para alimentar un generador. Aunque el dispositivo es aún algo aparatoso, sus creadores creen que podría tener muchas posibilidades, en especial en el campo de la salud.

 

Ocio y salud

Los creadores de esta dinamo personal piensan que podría tener muchos usos. Además de alimentar una decena de móviles, podría surtir de energía al reproductor portátil. La alimentación de las bombas de insulina para diabéticos o la de las modernas extremidades biónicas evitaría las pesadas baterías.

 Necesidad

Los autores llaman a su generador ‘energía del pueblo’. Podría ofrecer electricidad barata allí donde no la hay. Ponen como ejemplo los 500 millones de niños que viven sin ella en los países pobres. Explican que, con esto, se podría alimentar sus ordenadores, si los tienen.