Público
Público

Los restos del satélite 'UARS' podrían no aparecer nunca

La NASA desconoce el punto exacto de entrada y afirma que no hay informes creíbles de restos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los restos del satélite UARS, que cayó en la madrugada del viernes de forma incontrolada sobre la Tierra seis años después del fin de su vida útil, podrían no encontrarse nunca. Así lo ha reconocido la NASA, que acepta que existen dificultades para precisar dónde cayeron. 'No sabemos dónde fue exactamente el punto de reentrada (a la Tierra)'. El principal científico de la NASA a cargo del programa para el manejo de basura orbital, Nick Johnson, admitió que 'probablemente, nunca lo sabremos'.

Los datos que maneja la agencia espacial indican que es probable que los pedazos del satélite cayesen en el océano Pacífico. Veinte y seis componentes compuestos de acero inoxidable, titanio y berilio, con un peso total de unos 1.200 kilos, podrían haber sobrevivido a la reentrada y llegar a la superficie de la Tierra.

En cuanto a la proliferación de rumores sobre el hallazgo de restos, Johnson aseguró que no había visto 'informes creíbles' de que se hubieran recuperado partes del satélite. 'Estaremos pendientes y si recibimos algún informe, trataremos de verificarlo y comunicarlo', añadió. La NASA ya había advertido de que la posibilidad de que alguno de los restos del UARS alcanzase a una persona era muy remota (una entre 3.200). La organización ha insistido mediante un comunicado oficial en que esta caída descontrolada 'no se trata de una situación única'. La NASA registra aproximadamente una vez al año el reingreso a la Tierra de basura orbital del tamaño de los componentes de un satélite.

La caída del UARS es la primera no controlada de un satélite desde 1979, cuando tanto la estación espacial Skylab, de 70 toneladas, y el satélite Pegasus 2, de diez, se precipitaron a la Tierra.