Público
Público

Un rompecabezas de fósiles recrea el tiranosaurio del Cámbrico

En 2008, un estudio concluía que casi la mitad de las especies de dinosaurios registradas en 80 años de paleontología son falsas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pasado año, un estudio concluía que casi la mitad de las especies de dinosaurios registradas en 80 años de paleontología son falsas, debido a duplicaciones o a errores de otro tipo. Pero no sólo los dinosaurios han resultado afectados por estas equivocaciones. Otra víctima ha sido Hurdia victoria, un depredador marino de hace 500 millones de años que por fin descansa en su casilla taxonómica tras haber sufrido casi un siglo de identificaciones erróneas.

La investigadora de la Universidad de Uppsala (Suecia) Allison Daley ha dedicado tres años a unir fragmentos de este artrópodo de los mares del Cámbrico, descrito por primera vez en 1912. Pero Daley no ha excavado en el campo, sino en los museos. La paleontóloga recopiló cientos de piezas atribuidas hasta a ocho animales diferentes. Todas ellas eran, en realidad, distintas partes de una sola especie.

La pieza definitiva que permitió completar el puzzle fue un espécimen entero olvidado en los almacenes del Museo Smithsonian de Washington. El resultado, según publica hoy Science, es un extraño animal con un caparazón frontal, dos afiladas garras en la cabeza y una mandíbula circular llena de dientes, un antepasado de insectos y crustáceos que perteneció a un grupo de temibles depredadores conocidos como los tiranosaurios del Cámbrico.