Público
Público

París facilitará la banda ancha a los hogares modestos

El principal organismo de vivienda social en la capital francesa (OPAC) ha lanzado un programa para evitar la marginalidad digital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

París quiere acabar con la marginalidad digital. El principal organismo de vivienda social en la capital francesa (OPAC) ha lanzado un programa para que los hogares más modestos accedan a la banda ancha. Por 1,19 euros al día, unas 100.000 familias podrán recibir el Triple Play -televisión, telefonía e Internet- a través de fibra óptica.

El responsable de construcción de la OPAC, Jean-Yves Bureste, justifica la iniciativa: 'Nos dimos cuenta, por estudios económicos, que las familias modestas que nosotros alojamos gastaban cada vez más en comunicaciones, sin que forzosamente ese gasto se invirtiera del mejor modo posible. Con el Triple Play Social intentamos compensar y evitar la fractura digital'. 

El pliego de cargos prevé que el operador que lo implementará, Neuf Cegetel, ofrezca a los inquilinos de viviendas sociales -por el precio convenido de unos 35 euros al mes- 18 cadenas de televisión difundidas por digital terrestre en alta definición, acceso a Internet de 512 Kb y una línea telefónica con llamadas gratuitas a números de urgencia y de servicios administrativos.

El despliegue de esta oferta empezará en junio de este año. Se prevé que un año después, en julio de 2009, las 100.000 viviendas dispongan de televisión digital y, en diciembre del mismo año, de telefonía e Internet. Neuf Cegetel se hizo con la contrata al proponer accesos mediante fibra óptica en los inmuebles, una solución que cuenta con el apoyo de las instancias oficiales francesas, que desconfían del ADSL a largo plazo por su carácter de solución transitoria para proporcionar banda ancha con cables antiguos.

Varias posibilidades
La compañía privada se ha comprometido a asumir el coste de construcción y a desplegar la red de la llamada FTTH (fibra hasta el domicilio) con carácter mutualizado y abierto. Esto significa que las familias que prefieran suscribir una oferta diferente, podrán hacerlo.

Lo que suele llamarse en Francia 'reducción de la fractura numérica' (o digital) es un objetivo explícito de las autoridades estatales, regionales y municipales. No obstante, en pocas ocasiones se hace realidad con medidas prácticas. Ahora, la ciudad de París, y también otras del cinturón, como Sarcelles (en la periferia norte), dan los primeros pasos con la oferta de Triple Play Social.

Lo que sigue sin hallar solución, por otro lado, es el problema de la compra de un ordenador, equipamiento a menudo inabordable para las familias más modestas. Para hacer frente a este otro obstáculo, la OPAC de París, según Bureste, prevé desplegar Espacios Públicos Numéricos en locales colectivos ubicados en cada inmueble.