Público
Público

Telefónica quiere lanzar su propio 'e-book'

La operadora negocia con varias editoriales para digitalizar sus obras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El panorama de los libros electrónicos se anima. Después de años de parálisis de las editoriales españolas, que han visto cómo empresas estadounidenses como la tienda Amazon o el buscador Google les adelantaban por la izquierda, la operadora Telefónica quiere recuperar el tiempo perdido. La compañía presentó ayer en el MWC de Barcelona su propio plan de digitalización, abierto a editoriales y usuarios.

En principio, la idea es que que la plataforma de la operadora española sea neutra, es decir, 'que cualquier usuario que tenga su propio lector de libros electrónicos pueda acceder a ella', según explicó ayer el responsable técnico del proyecto, Roberto Porras. Pero la compañía también reconoce que están trabajando en su propio e-book. 'Probablemente comercialicemos nuestro propio dispositivo', aseguró Porras.

La apuesta de Telefónica es flexible. Por un lado, ofrecerá su plataforma para digitalizar fondos editoriales, como ya hace con los de la Biblioteca Nacional. Pero, una vez digitalizados, el modelo de distribución de la obra dependerá del acuerdo con cada editorial. En unos casos el papel de Telefónica acaba aquí, y es la editorial la que elige dónde y cómo vender la obra. En otros, ofrecerá sus canales para la distribución. Telefónica se convertirá así en una distribuidora de los contenidos que pueden llegar al usuario por el móvil, la web o la televisión.

Telefónica ya tiene un acuerdo firmado con Publidisa, que aporta sus 20.000 títulos. Se da la circunstancia de que esta empresa es la propietaria de Todoebook (todoebook.com), el grupo con el que Vodafone anunció ayer otro acuerdo para lanzar 100 títulos digitales en su plataforma Vodafone 360.

Durante la demostración de Telefónica, se pusieron varios ejemplos en los que colaboran Anaya o Santillana. 'En realidad estamos hablando con todos', dijo el director de contenidos de Telefónica, Ignacio Fernández-Vega. Con los principales medios de comunicación, también. En una de las demostraciones se podía ver la revista Mujer Hoy, del grupo Vocento.

La plataforma, que estará lista para el segundo semestre de este año, también permitirá al cliente de la operadora comprar los libros directamente. 'Siempre según el modelo que haya escogido el titular de los derechos', añade Fernández-Vega. Eso diferenciará a la tienda de Telefónica de la de Amazon, que impone el precio de los libros a las editoriales y autores, digitaliza las obras en un formato propio y sólo permite que los libros se puedan leer en su lector Kindle.

Google y su plan de digitalizar libros también están en el punto de mira. Telefónica está en conversaciones con varias universidades para el paso de sus bibliotecas a la era digital. 'Nosotros vamos primero al propietario del contenido', aclaró el director de contenidos de Telefónica.

La frase no es gratuita. Google se está encontrando con serios problemas, tanto en España como en EEUU, por sus formas: montar primero su Google Libros y preguntar después a los titulares de los derechos.

Otra de las diferencias con Amazon es el formato escogido para la digitalización. Telefónica utilizará los formatos PDF y EPUB, basados en estándares abiertos, y los libros tendrán sistema anticopia. 'Pero será el titular de la obra el que lo concrete', añadió Porras.

Apple eliminó la protección anticopia (DRM) de las canciones que se adquirían mediante su tienda iTunes a principios del año pasado.

El DRM es un sistema de seguridad que impide duplicar los archivos para reproducirlos en distintos soportes. En las tiendas de Apple, esta protección se denomina FairPlay (juego limpio, en inglés). El usuario, cuando adquiere un archivo sujeto a estas restricciones, sólo obtiene un derecho parcial para usarlo.
El diario estadounidense ‘Los Angeles Times’ ha especulado con que los libros que Apple venda mediante su tienda iBookstore para el iPad cuenten con protección.

Si así fuera, los libros usarían una tecnología que el propio consejero delegado de Apple, Steve Jobs, reconocía en 2007 que “nunca funcionará para detener la piratería”.

Apple no se ha pronunciado por el momento sobre si los libros adquiridos podrán trasladarse libremente a varios dispositivos. Hasta marzo, fecha en la que empezará a venderse el iPad en EEUU, no se confirmará.