Publicado: 30.09.2015 17:56 |Actualizado: 30.09.2015 17:56

Un trozo de cometa, captado
mientras ardía en la atmósfera
sobre la Península Ibérica

El fragmento penetró en la atmósfera más de lo habitual, llegando a una altitud de unos 35 kilómetros.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Un trozo de cometa arde en la atmósfera sobre la Península Ibérica.-

Un trozo de cometa arde en la atmósfera sobre la Península Ibérica.-

MADRD.- Una impresionante bola de fuego sobrevoló Portugal y España este 29 de septiembre. Fue producida por un fragmento de origen cometario que impactó contra la atmósfera a 100.000 kilómetros por hora.

La colisión tuvo lugar en torno a las 4 horas y 51 minutos de la madrugada, hora peninsular española y el evento fue registrado por los detectores que la Universidad de Huelva opera en el Complejo Astronómico La Hita (Toledo) y en Sevilla. El análisis preliminar del fenómeno llevado a cabo por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva) ha revelado que el impacto se produjo a unos 98 kilómetros de altura sobre la vertical de la localidad portuguesa de Santo Aleixo, a escasos kilómetros de la frontera con España.



El brusco choque con el aire generó una bola de fuego tan brillante como la Luna llena que avanzó en dirección noreste, adentrándose en España y sobrevolando la localidad de Encinasola, en la provincia de Huelva. A continuación la bola de fuego avanzó hacia Extremadura, extinguiéndose cuando se encontraba a unos 35 kilómetros de altura sobre la localidad de Fregenal de la Sierra (Badajoz), punto en el que la roca se desintegró completamente.

No es habitual que estos fragmentos de origen cometario consigan penetrar tanto en la atmósfera terrestre, pues normalmente estos materiales se desintegran totalmente a mayores altitudes, del orden de los 70-80 kilómetros. Los detectores ubicados en La Hita han registrado también datos que permitirán conocer la composición química de esta roca y obtener información sobre el cometa del que se desprendió este material.

El fragmento penetró en la atmósfera más de lo habitual, llegando a una altitud de unos 35 kilómetros.