Público
Público

Varios inventores muestran soluciones caseras al vertido

Usan desde un cubo y rastrillo hasta un aerosol de microbios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con un cubo lleno de arena especial y un rastrillo modificado, un inventor muestra a los funcionarios del departamento de Protección Medioambiental del estado de Florida y a responsables de BP cómo limpiar la playa de Pensacola del petróleo que llega desde la plataforma Deepwater Horizon. Como él, otros 17 inventores han presentado sus artilugios para recuperar la arena de las playas.

Seleccionados por el Gobierno de Florida de entre 400 sugerencias, los inventores mostraron la eficacia de sus ingenios ante las autoridades, informa Ap. 'Si encontramos alguna idea genial, esperamos usarla tan pronto como sea posible', dijo Darryl Boudreau, del departamento de Pro-tección Medioambiental.

Una de las soluciones combina un cubo de arena y un rastrillo. La arena, de color verde, es en realidad un compuesto diseñado por una empresa local que absorbe el alquitrán adherido a la arena. La misión del rastrillo es la de siempre, remover y mezclar. Otro de los inventores despliega un rollo de fibra de algodón sobre la ennegrecida arena. Lo ideal, según dice, es que un pesado rodillo la aplastara para una mejor absorción del petróleo. Pero a falta de maquinaria, hace su demostración saltando sobre la fibra. Otras ideas apuestan por la lucha biológica. Además de un aerosol de microbios, John Green llegó desde Canadá para ensayar un musgo enriquecido con microbios que metabolizan el crudo. Tras las pruebas, el Gobierno de Florida decidirá si apuesta por alguna de las ideas.

En paralelo, el carguero A Whale, adaptado para recoger el petróleo vertido, ha comenzado a probar su capacidad para limpiar las aguas. La empresa propietaria de la embarcación afirma que puede recoger hasta 500.000 barriles al día de mezcla de petróleo y agua. Las pruebas terminarán hoy.

El ‘Gordon Gunter’, un navío de investigación de la Administración Atmosférica y Oceánica de EEUU, estudiará el impacto del vertido de petróleo en las ballenas y delfines que transitan por el golfo de México. A bordo del barco van científicos de varias universidades del país, que desplegarán una serie de tecnologías para el estudio. Mediante varias balizas que colocarán en algunos especímenes, podrán rastrearlos vía satélite y comprobar si su patrón de movimientos cambia.
También tomarán muestras de tejidos de los animales para comprobar su estado de salud. Otro de los equipos desplegará una serie de grabadoras de sonido en la zona para registrar posibles cambios en la comunicación de estos mamíferos marinos que pueda haber sido provocada por el vertido.