Público
Público

A los autores no les gusta la idea de Wylie

El gremio aplaude los beneficios, pero no se fía de las intenciones de Amazon

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La decisión de Andrew Wylie, uno de los más prestigiosos agentes literarios del mundo, de publicar algunos de sus autores más conocidos directamente en el Kindle, el lector digital de Amazon, sin pasar por las editoriales, sigue conmocionando el mundo de los libros. El Gremio de Autores de EEUU (Authors Guild) ha criticado la iniciativa del agente porque, si bien se alegra de los dividendos que podría reportar la aventura, no se fía de las intenciones de Amazon.

La semana pasada Wylie provocó un terremoto al anunciar su intención de publicar directamente en el Kindle, una veintena de clásicos, como Lolita de Nabokov, o Los Desnudos y los Muertos de Mailer, cuyos legados literarios gestiona, sin pasar por las editoriales.

La iniciativa de Wylie conocido como el chacal es renegociar las condiciones de los dividendos de los libros digitales, el dinero que las editoriales pagan a los autores en esta plataforma, unos derechos que normalmente alcanzan el 25% de las ventas, y que autores y agentes consideran que debería subir hasta el 50%.

El Authors Guild ha calculado que, a través de Odissey, la nueva compañía de Wylie, los autores cobrarían tres veces más de lo que normalmente obtendrían con las editoriales. El gremio aplaude 'la manera que ha encontrado' el agente 'para que los escritores se beneficien de los derechos electrónicos de sus obras' de una forma más ecuánime.

Pero alerta de 'los conflictos de intereses' que pueden surgir cuando un agente se convierte en editor. Reconoce el derecho de la agencia de Wylie, que representa a autores como Philip Roth y Salman Rushdie, a lanzar un servicio propio de edición y vender sus productos a terceros, pero advierte de los peligros que supone la exclusividad del acuerdo firmado con Amazon.

'Que el acuerdo (entre Wylie y Amazon) sea exclusivo plantea muchas preguntas y preocupaciones. Los autores deberían tener acceso a todos las plataformas electrónicas. Además, el poder de Amazon en el sector editorial crece a diario', asegura el Guild. 'Pocas editoriales tienen el peso suficiente para plantar cara al gigante de internet, que domina todo crecimiento significante en el sector editorial'.

Y añade a modo de crítica, que 'Amazon, una y otra vez, ha presionado a la industria despiadadamente, sin miramientos hacia las relaciones con los autores o los editores y sin respeto de las reglas antimonopolio'.

La batalla está declarada debido a la importancia de la agencia Wylie, que representa a unos 700 autores de todo el mundo. Con sendas oficinas en Londres y Nueva York, es uno de los pilares del mundo editorial. Tiene en su lista a Martin Amis, Phillip Roth, V.S Naipaul, Amos Oz, Salman Rushdie, A.M Homes y Antonio Muñoz Molina; y sobre todo, gestiona los patrimonios literarios de Norman Mailer, Richard Avedon, Saul Bellow, Bolaño, Borges, Nabokov, Arthur Miller, Paul Bowles, William Burroughs, John Cheever, Raymond Carver, Irving Penn, entre otros.

De momento todo está en el aire. Al día siguiente del anuncio de Wylie, el gigante Random House, que asegura tener los derechos digitales de los autores en cuestión, anunció que rompía sus relaciones con el agente y 'no negociaría' ningún nuevo contrato hasta resolver el asunto.