Publicado: 16.09.2016 20:41 |Actualizado: 16.09.2016 20:41

Bertrand Tavernier da una lección de cine en el Festival de San Sebastián

El director francés ha inaugurado el festival de cine de San Sebastián con su documental 'Las películas de mi vida', un personal tributo a "la humanidad, la emoción y la exigencia" 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El director, escritor, actor y productor francés Bertrand Tavernier, a su llegada hoy al hotel que aloja a los invitados de la 64 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta

El director, escritor, actor y productor francés Bertrand Tavernier, a su llegada hoy al hotel que aloja a los invitados de la 64 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta

MADRID- El cineasta francés Bertrand Tavernier ha dado hoy una lección de cine en el Festival de San Sebastián con el documental Las películas de mi vida, su personal tributo a "la humanidad, la emoción y la exigencia" de compatriotas como Jacques Becker, Jean Renoir o Claude Sautet, entre otros.

"Son películas que he ido descubriendo a lo largo de mi vida, a veces de manera pintoresca, en cines de barrio", ha señalado el director de Un domingo en el campo, que se ha inspirado en parte en los documentales de Scorsese sobre el cine americano (American Masters) e italiano (Mi viaje a Italia).



La película, que ha inaugurado la sección Zabaltegi del certamen donostiarra, arranca con el recuerdo de la primera experiencia de Tavernier en el cine, cuando siendo un niño y durante una estancia hospitalaria vio Dernier atout de Becker y quedó prendado por "su dominio visual y su elegancia narrativa".

A partir de ahí va hilvanando directores y títulos a golpe de memoria, con un estilo narrativo libre que se ciñe, eso sí, a su periodo formativo, antes de dirigir su primera película, El relojero de Saint Paul, en 1974.

"Todas las películas que uno adora son un shock, esa narrativa pretende reflejar la espontaneidad del descubrimiento", ha explicado el cineasta sobre una selección que pese a tener en común la ambición y la exigencia de sus autores, presenta caras muy distintas.

"La admiración puede tener múltiples caras y llevar a cines muy diferentes, desde una obra maestra de Renoir a una policiaca con Eddie Constantine", ha afirmado.

Las tres horas de película se quedan cortas para saldar todas las cuentas con el cine francés entre la década de los 30 y finales de los sesenta, por lo que el proyecto ya tiene garantizada su continuidad en forma de serie de televisión de 8 capítulos de una hora.

Es el propio director, actualmente inmerso en el montaje de la serie, quien ejerce de narrador en el filme, comentando las escenas seleccionadas de forma didáctica y amena.

Tavernier mantiene una larga relación con el Festival de San Sebastián, que le dedicó una retrospectiva en 1999, año en que fue presidente del jurado.

Su película Capitán Conan logró una Mención Especial del Jurado en 1996, mientras que Hoy empieza todo y La pequeña Lola obtuvieron el Premio del Público en 1999 y 2005, respectivamente.